Frustrado golpe a móvil de caudales

El 21 de febrero de 2006 una banda de cuatro a cinco delincuentes trató de asaltar un transportador de caudales de “Comando SA”, en San Lorenzo, pero falló en su intento. Un policía resultó gravemente baleado.

Miguel Villasanti y Joselino López son interrogados por policía, poco después del frustrado asalto.
Miguel Villasanti y Joselino López son interrogados por policía, poco después del frustrado asalto.Archivo, ABC Color

Los maleantes armados con pistolas y fusil M-16, dos de ellos vestidos con uniforme policial, chalecos y placas, interceptaron el transportador de caudales de la empresa “Comando SA”, cuando se encontraba estacionado al costado de la avenida Mariscal López de San Lorenzo, por supuesto desperfecto mecánico. El agente policial que iba en el móvil fue baleado en ambas piernas, pero el robo de G 200 millones y 10 mil dólares se frustró.

El camión blindado de marca Ford Custon negro con matrícula AXP 913, propiedad de la empresa “Comando SA” salió de Asunción esa mañana y se dirigía a la casa de cambios “Paraguay Express” de San Lorenzo. Al mando del rodado iba el guardia de la citada firma de seguridad, Joselino López Toledo, y le acompañaban el funcionario de la casa de cambios Miguel Rodrigo Villasanti Sánchez y el suboficial mayor de Policía Ignacio Ramón Cabrera Martínez, agente de la Comisaría 3ª metropolitana.

Eran cerca de las 10:40 y faltaba un kilómetro antes de llegar a destino, cuando en una zona despoblada frente al Campus Universitario de la UNA el móvil supuestamente tuvo un problema mecánico.

PUBLICIDAD

Ante el incidente, Villasanti llamó por celular a sus superiores para que enviaran otro móvil, mientras López Toledo trataba de encontrar la falla del vehículo. Por su parte, el suboficial Cabrera bajó y quedó parado cerca de la puerta de seguridad.

No pasaron diez minutos para que llegaran al lugar una camioneta Toyota Runner azul oscuro y un automóvil Volkswagen Gol negro. De este último vehículo descendieron dos sujetos vestidos de policías, quienes redujeron al guardia y luego acribillaron al agente de cuatro balazos de pistola 9 mm. y un tiro de fusil M-16 en ambas piernas.

Paso de patrullera abortó el asalto

PUBLICIDAD

Tras el hecho, los asaltantes se dieron cuenta de que una patrullera del Sistema 911 se encontraba a unos cien metros del lugar. Ante la intertidumbre, optaron por abordar los vehículos y huir hacia Luque, sin que se alzaran con el botín.

La fiscala Elizabeth Achinelli dispuso que López Toledo y Villasanti Sánchez sean demorados como sospechosos, pero horas después quedaron libres y anunció que se iba a cotejar el cruce de llamadas.

Cerca de las 15:00 horas de ese mismo día fue localizada la Toyota Runner en zona del barrio San Miguel de San Lorenzo, detrás del Viceministerio de Obras y Minas. Cuando ocurrió el asalto, varios policías también realizaban un retén en la entrada a San Lorenzo, a medio kilómetro del lugar del hecho.

cazenave@abc.com.py

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD