Más encerrado que en la cárcel

El astro brasileño del fútbol Ronaldinho Gaúcho, de 40 años de edad, quien el martes último tuvo que pagar 1.600.000 dólares de fianza para que él y su hermano salieran de la cárcel, al final, van a estar ahora mucho más encerrados en el hotel de lujo en el que cumplen su prisión domiciliaria, en comparación a las “libertades” que tenían en las 12 hectáreas de la Agrupación Especializada.

Una agente policial labra acta en la suite de Ronaldinho. Observa el comisario principal Carlos Miguel López Russo, jefe de la comisaría 3ª de Asunción.
Una agente policial labra acta en la suite de Ronaldinho. Observa el comisario principal Carlos Miguel López Russo, jefe de la comisaría 3ª de Asunción.

Los hermanos Roberto y Ronaldo de Assis Moreira pasaron 32 noches en una habitación-celda de la Agrupación Especializada, que en realidad es un cuartel policial de élite y que paralelamente sirve como cárcel para policías procesados.

El exfutbolista del Barcelona de España y su hermano mayor llegaron a Paraguay el 4 de marzo último, fueron demorados esa misma noche por uso de documentos no auténticos (pasaportes) y quedaron presos oficialmente desde el 6 de marzo.

El martes 7 de abril el juez Gustavo Amarilla les concedió prisión domiciliaria a cambio de una fianza de 800.000 dólares por cada uno. La Fiscalía no se opuso.

Entonces, Ronaldinho y su hermano pasaron a cumplir su nueva medida menos gravosa en el exclusivo hotel Palmaroga, que es uno de los tres mejores establecimientos de este tipo en la capital paraguaya. Funciona en el centro histórico de Asunción y coincidentemente pertenece a un grupo empresarial español, denominado Grupo Barcelona.

PUBLICIDAD

Sin embargo, paradójicamente, Ronaldinho ahora estará más encerrado que cuando permanecía en la Agrupación Especializada.

Resulta que como la cuarentena sanitaria se extendió hasta el domingo próximo, el hotel sigue cerrado para el público. De hecho, el ídolo del fútbol, su hermano y dos abogados brasileños de ambos son los únicos huéspedes. Estos ocupan cuatro de las 12 habitaciones premium que tiene el edificio.

El desembarco del famoso atleta al hotel Palmaroga se produjo casi por casualidad y no fue una estrategia de marketing, según aclararon los directivos del establecimiento, quienes aseguraron que los cuatro brasileños pagan por su estadía.

Resulta que cuando empezó el proceso penal, hace más de un mes, los dos abogados brasileños estaban hospedados en un hotel en las afueras de la capital y les costaba mucho atravesar la ciudad cada vez que tenían que acudir al Palacio de Justicia para seguir el caso.

PUBLICIDAD

Entonces, un día se detuvieron a desayunar en el hotel Palmaroga y les gustó el lugar, tras lo cual decidieron mudarse ahí, de paso para estar más cerca de la sede del Poder Judicial, según la explicación.

Como los dos abogados entraron al hotel antes de la cuarentena obligatoria, no pudieron ser echados del lugar, por humanidad, según los directivos del Palmaroga. Después, los brasileños pidieron permiso para que sus famosos clientes pudieran cumplir su medida de prisión domiciliaria en el establecimiento y lo consiguieron.

Restricciones

Como el hotel funciona solamente para Ronaldinho y su grupo, el costo operativo del edificio es muy alto. Por eso, los cuatro brasileños tuvieron que aceptar algunas restricciones impuestas, como que por ejemplo tienen que salir lo menos posible de sus suites.

Si van a usar el gimnasio u otras comodidades, deben avisar para desinfectar la zona antes y después. Tienen habilitado el comedor, para los horarios lógicos.

Por orden judicial, un policía permanece las 24 horas en las puertas de Ronaldinho y su hermano, quienes ni siquiera pueden recibir visitas debido a la recomendación del Gobierno para evitar aglomeraciones.

Al menos mientras siga la cuarentena, Ronaldinho tendrá que adaptarse a las normas impuestas por el hotel, que a su vez solo actúa en este momento con base en las recomendaciones del Gobierno de Paraguay.

Con este panorama, pese a que está en una habitación de lujo, se puede decir que Ronaldinho ahora está más encerrado que en la cárcel, teniendo en cuenta que en la Agrupación Especializada tenía disponibles casi todas las 12 hectáreas del predio para caminar, trotar, jugar al fútbol, al vóley o para comer un suculento asado paraguayo con los otros presos.

ileguizamon@abc.com.py

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD