De agricultor a acusado por ser del EPP

Noel Adalberto Ovelar, alias “El matungo”, representa una de las formas de accionar del EPP. Era un ciudadano común de Horqueta que se hacía pasar como agricultor. Sin embargo, Fidel Zavala, víctima de un secuestro de 91 días, lo identificó como uno de sus custodios durante el cautiverio. Hoy a partir de las 9:00 se lo someterá a un juicio oral y público por siete delitos en el Palacio de Justicia. Para la Fiscalía Antisecuestro, se trata de un soldado raso del EPP que alternaba su presencia en la casa, con la del monte. Una muestra de cómo operan los miembros del grupo criminal.

https://cloudfront-us-east-1.images.arcpublishing.com/abccolor/CFNJFJLQXVFZJCXEY2JEGPSHYU.jpg

Noel Adalberto Ovelar Martínez (29) es hijo de Juan Simón Ovelar, quien fue detenido al día siguiente de la liberación de Fidel Zavala, el 17 de febrero de 2010, tras 91 días de cautiverio.

La detención sin embargo era por el caso del apoyo logístico al EPP durante otro secuestro, el del ganadero Luis Lindstron.

El 18 de febrero de ese año a Noel Ovelar lo citaron para prestar declaración testifical en el caso en el cual su padre estaba detenido.

Sin embargo, al llegar a la fiscalía, Ovelar fue identificado como una de las personas que aparecen en las fotografías de la notebook de Rumilda Giménez, quien en ese momento guardaba reclusión como sospechosa del secuestro del ganadero Lindstron.

Noel Ovelar dijo, antes de ser trasladado a Tacumbú, que no formaba parte del EPP y que trabajaba en el cultivo de sésamo en la zona conocida como Santo Domingo, distrito de Horqueta.

“Me citaron para declarar supuestamente para que mi padre salga en libertad, pero al final me involucran en un caso de secuestro. No tengo nada que ver con eso, estaba trabajando, pueden ir a mirar el lugar donde estoy trabajando, niego categóricamente que sea yo el que aparece en la foto”, dijo en ese momento.

Sin embargo, tras abstenerse de declarar ante la Fiscalía Antisecuestro, reivindicó al EPP. “Quiero mandar saludos a mis compañeros de la guerrilla que se encuentran en el monte”, enfatizó.

Luego exclamó: “Fuerza, compañeros. Vamos a seguir luchando por la causa. Viva el EPP”.

Ovelar está acusado por los fiscales Sandra Quiñónez y Federico Delfino por secuestro, toma de rehenes, lesión grave, homicidio doloso en grado de tentativa acabada, producción de riesgos comunes y asociación criminal.

Su padre Juan Simón Ovelar fue liberado el 28 de junio de 2011, en una cuestionada resolución del juez Gustavo Bonzi, quien además dispuso la libertad de otros 13 procesados por el caso Lindstron. El fallo fue revocado por la Cámara de Apelaciones y el juez removido del cargo, pero hasta ahora Simón Ovelar está prófugo, mientras que su hijo está preso en Tacumbú.
Matungo volverá a ver a Zavala en el juicio que se iniciará hoy. El otro procesado es Néstor Damián Ocampos Fernández, detenido con 1.900 dólares pagados por el rescate del mismo ganadero. Al relatar a la fiscalía el secuestro, Zavala declaró que Manuel Cristaldo Mieres lo llevó a punta de fusil hasta otra dependencia de la estancia Doña Mabel, en horas de la tarde, donde estaban los demás trabajadores de la estancia, vigilados por los secuestradores.

A la noche fue llevado a una camioneta con esposas en las manos. El rodado fue manejado por Osvaldo Villalba, acompañado por Magna Meza. La víctima fue colocada en el asiento trasero entre Isax Burgos y el finado Gabriel Zárate Cardozo. En la carrocería se ubicaron Bernardo Bernal Maíz, Alejandro Ramos –recientemente abatido– y Noel Ovelar.

ileguizamon@abc.com.py