Jurado Popular salvó a médico

El médico cirujano paraguayo Lino Darío Villar Cataldo, de 64 años de edad, fue declarado no culpable por matar a un asaltante que lo atacó cuando salía de su consultorio, en Argentina. Un Jurado Popular salvó al compatriota.

https://cloudfront-us-east-1.images.arcpublishing.com/abccolor/ICHYAB5L5JHBBFJ4N64B53PBMY.jpg

Luego de casi tres años, finalmente terminó la pesadilla que vivieron en Argentina el médico paraguayo y su familia.

El caso del médico justiciero (aunque a él no le gusta que lo califiquen como tal) fue ampliamente debatido en la Argentina desde el 26 de agosto de 2016.

Aquella noche, el doctor compatriota fue asaltado al salir de su consultorio, situado en un barrio lleno de paraguayos, a 28 kilómetros de la Capital Federal de Argentina.

Lino Villar, quien nació en Villarrica y vivió en Iturbe hasta los 14 años de edad, llegó a abordar su coche cuando fue atacado por un malviviente de 24 años, quien incluso le pegó con un pistolón parecido a una escopeta recortada.

El instinto de supervivencia del paraguayo hizo que, en un arranque de valentía, tomara su pistola calibre 9 milímetros y dispara al delincuente, quien murió ya dentro del auto, cuando estaba a punto de escapar con el rodado ajeno.

Villar tenía el arma porque ya lo habían asaltado siete veces.

Pese a que evidentemente actuó en legítima defensa, increíblemente la Fiscalía argentina lo procesó por homicidio simple agravado con exceso de legítima defensa.

El Ministerio Público del país vecino incluso llegó a argumentar, básicamente, que la víctima del asalto no corría riesgo de muerte, sino que simplemente estaba en peligro el derecho de dominio sobre su vehículo. Es decir, lo que la Fiscalía quiso decir es que el asaltante no quería matarlo, sino solamente robarle.

Sobre el arma que portaba el maleante, las autoridades argentinas alegaron que eran solo caños soldados sin capacidad de disparos, algo que, obviamente, ni el médico paraguayo ni cualquier otra víctima de asalto entendería en un momento de crisis.

Lino Darío Villar Cataldo fue encerrado inicialmente, pero después obtuvo una excarcelación extraordinaria.

Finalmente, la semana pasada se inició el juicio en el cual tomó intervención un Jurado Popular, conformado por seis hombres y seis mujeres, entre los que figuran, por ejemplo, un empleado de una empresa privada, una profesora de inglés y algunos estudiantes universitarios de distintas carreras.

Luego de cuatro audiencias en las que la familia del asaltante abatido pidió una condena de 25 años, el procesado fue declarado no culpable, el jueves último, tras lo cual podrá retomar su vida, aunque él mismo declaró varias veces que ya nada va a ser como antes.

Lino Darío Villar Cataldo vive en la Argentina desde 1969. Con su esposa, tienen cuatro hijos y dos nietos.

Después del asalto mortal, tuvo que mudarse del barrio de paraguayos. Ahora, espera que su vida siga su rumbo normal.

En nuestro país, no sería mala idea estudiar la eventual incorporación de jurados populares a nuestro sistema de justicia, como de hecho también existe en Brasil.

ileguizamon@abc.com.py