Quedó libre en solo seis meses de proceso

El asesinato del albañil Ramón Villamayor se produjo en la noche del 4 de octubre de 2005 en la colonia Brítez Cue, del departamento de Canindeyú. Al siguiente día, la fiscala Fani Villamayor imputó a Félix Abente por homicidio doloso, ya que todos los indicios apuntaban que él efectuó los disparos que acabaron con la vida de Villamayor.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/6BYXTFHNXBDTPNRGQSRBUA63RE.jpg

Abente nunca fue a prisión, siempre estuvo recluido en la Jefatura de Policía de Salto del Guairá; posteriormente, el juez Silvio Flores resolvió otorgarle el arresto domiciliario, situación que fue apelada por los abogados querellantes, en representación de los familiares de la víctima, quienes solicitaban que Félix Abente sea remitido al penal de Coronel Oviedo.

El Tribunal de Apelación corrió traslado a la Fiscalía para conocer su postura. La fiscala Fani Villamayor indicó que “fueron realizadas varias diligencias, como las declaraciones testificales de los testigos presenciales del hecho Félix Osorio, Abner Monzón y Prisciliano Gómez González, como asimismo la reconstrucción del hecho realizado en carácter de anticipo jurisdiccional. Por lo que en base a estos elementos recolectados dentro de la investigación el Ministerio Público, recomiendo la aplicación de medidas menos gravosas que la prisión preventiva, mencionando inclusive que podría cambiar el rumbo de la calificación inicial, teniendo en cuenta especialmente las declaraciones contestes y uniformes de los testigos, quienes manifestaron que el proyectil impactó en forma accidental en la víctima (sic)”.

En cuatro meses de investigación, que se cumplieron en febrero del 2006, la fiscalía no realizó ninguna diligencia solicitada por los abogados querellantes; como el peritaje del proyectil encontrado en el lugar del hecho, a través de Criminalística de la Policía.

PUBLICIDAD

La pesquisa solo se basó en las declaraciones de los testigos del asesinato, la del imputado Félix Abente y la reconstrucción del homicidio.

Pero llamativamente, el 5 de febrero, la fiscala Fani Villamayor solicitó la prórroga de dos meses más para continuar realizando la investigación, ya que existían diligencias pendientes, argumentó. El juez resolvió conceder al Ministerio Público lo solicitado.

El 13 de marzo del 2006, en una escribanía Abente y Nilda Rodríguez viuda de Villamayor acuerdan el pago de 40 millones de guaraníes, en concepto de reparación del daño.

El 5 de abril de 2006, seis meses después del hecho, la fiscala Villamayor solicitó “el cambio de calificación de homicidio doloso a culposo y la homologación del acuerdo conciliatorio entre los familiares de la víctima y el imputado, en la que consta la reparación del daño, por el pago de la suma de 40 millones de guaraníes, debiendo posteriormente declarar la extinción de la acción penal”.

A la que el juez penal de garantías Silvio Flores finalmente hizo lugar, declarando extinta la causa y sobreseyendo definitivamente al marido de la diputada colorada Cristina Villalba, quedando sin antecedentes y libre, según consta en el expediente del caso.

El ingeniero Félix Abente nunca fue a prisión, siempre estuvo recluido en la Jefatura de Policía de Salto del Guairá; posteriormente, el juez Silvio Flores, con el acuerdo de la fiscalía, resolvió otorgarle el arresto domiciliario, situación que fue apelada, sin éxito, por los abogados querellantes.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD