Recaptura de integrante de logística es clave

La recaptura de Juana Bernal Maíz, una de las 14 personas procesadas por el secuestro del ganadero y exintendente de Tacuatí, Luis Alberto Lindstron Picco, que habían sido liberadas por el entonces juez Gustavo Bonzi, constituye otro importante oxígeno para la Policía, que fracasó rotundamente en el combate contra el Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP), al menos en los primeros 100 días del gobierno de Horacio Cartes. Por otro lado, el Ministerio Público está confiado en conseguir una condena, ya que afirman tener elementos suficientes para demostrar que brindó apoyo logístico a la banda de secuestradores.

https://cloudfront-us-east-1.images.arcpublishing.com/abccolor/Q6SBP463HNHBFKVIQJRLLXDM5Q.jpg

Juana Bernal Maíz es hermana de los fusileros del Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP) Antonio Ramón Bernal Maíz y Bernardo Bernal Maíz, alias “Coco”, este último uno de los captores del ganadero Fidel Zavala.

Según los datos, la joven habría participado activamente en el plagio del exintendente de Tacuatí, Luis Alberto Lindstron Picco, en carácter de apoyo logístico, ya que se habría encargado de suministrar insumos y víveres al campamento del brazo armado de la banda, como también existen cruces de llamadas que la comprometen seriamente en el hecho.

Cautiverio

Lindstron permaneció 42 días en cautiverio, entre el 31 de julio de 2008 y el 12 de setiembre del mismo año.

Juana Bernal Maíz fue una de las 14 personas detenidas en enero de 2010, inmediatamente después de la liberación del hacendado Fidel Zavala, otra víctima del EPP, y estuvo encerrada hasta el 28 de junio de 2011, cuando el grupo fue absuelto por el entonces magistrado Gustavo Bonzi.

El fallo fue revocado posteriormente, justamente tras la destitución de Bonzi, y se ordenó la recaptura de los 14.

Los primeros en volver a ser detenidos fueron Alcio Alcides Soria Riveros y Julián Dejesús Ortiz Achucarro, ambos ya condenados a cinco años de prisión. Después fueron detenidos Águedo Ramón Giménez y su hija Rumilda Estela Giménez González.

En cuanto a Juan Bernal Maíz, fue recapturada el miércoles de noche en un inquilinato de Pedro Juan Caballero, en una operación encabezada por el fiscal de la unidad Antisecuestro, Federico Delfino; el jefe de Investigaciones de Amambay, comisario Humberto López, y el subjefe de Antisecuestro, subcomisario Rufino Acosta, bajo la coordinación del director de la Segunda Zona Policial, comisario general Antonio Gamarra, y del jefe de Policía de Concepción, comisario principal Ricardo Caballero.

Sin contactos con los “combatientes”

Conforme a los informes recabados, luego de que Juana Bernal Maíz y el resto del grupo de procesados fueran liberados, la mujer ahora recapturada ya no tuvo contactos con los integrantes del EPP, entre quienes figuran sus hermanos Antonio y Bernardo, aunque también se dice que sus otros dos hermanos menores también ya se habrían acoplado al campamento de los criminales.

Sin embargo, la mujer aún no respondió ante la justicia por su presunta implicancia en el caso Lindstron, causa por la que se expone a una condena de cinco años, similar a la de los otros dos primeros recapturados.

El Ejército del Pueblo Paraguayo es una organización criminal responsable de secuestros extorsivos.

Uno de los primeros golpes atribuidos a la banda fue el plagio de la señora María Edith Bordón de Debernardi. La víctima fue secuestrada el 16 de noviembre de 2001 en el parque Ñu Guazú y liberada tras 64 días de cautiverio, previo pago de un rescate de 1 millón de dólares.

Osvaldo Villalba, Manuel Cristaldo Mieres y Alejandro Ramos Morel son tres de los principales jefes de la organización criminal. Perpetraron ataques a establecimientos militares y policiales.

El grupo asesinó hasta ahora a 13 efectivos de la Policía e hirió a 45 en un total de 25 ataques. La última víctima fue el comisario principal Manuel Enrique Escurra Acosta (48), jefe de la comisaría 3ª de Horqueta.

ileguizamon@abc.com.py