Aumenta la brucelosis y no hay respuestas

Cada vez se reportan más casos de brucelosis y hasta el momento la Facultad de Veterinaria ni siquiera se ha pronunciado oficialmente, en atención a los ya seis casos confirmados en alumnos y otros no oficiales. Una de las afectadas dio su testimonio.

https://cloudfront-us-east-1.images.arcpublishing.com/abccolor/MNQFWVB35JHBXN3DA2KR4A6OMA.jpg

Hilda Benítez Martínez (24) es una estudiante de Veterinaria de la UNA filial Santaní y se enteró de que dio positivo a brucelosis el pasado jueves; sin embargo, ya tenía los síntomas de la enfermedad incluso dos semanas antes del brote en la casa de estudios, y ante el desconocimiento de los médicos, su caso fue tratado como una gripe.

Según su testimonio, estuvo en la sede central de la facultad en julio de este año, durante la Expo de Mariano Roque Alonso, cuando las mejores cabras fueron llevadas para ser expuestas y quedó una con mastitis, a la que ella manipuló durante prácticas. Presume que ese fue el momento en que se contagió. Hay que recordar que el periodo de incubación de la enfermedad puede extenderse entre seis meses y hasta un año.

Señaló que ya le practicaron dos pruebas de Senacsa y del Ministerio de Salud y uno en un laboratorio privado. “Yo no soy reconocida por el Ministerio de Salud, siendo que tengo dos estudios de Senacsa y un privado. Dicen que mi positivo es débil y volverán a practicarme otro estudio el 11 de diciembre, pero ya estoy con un tratamiento en el Instituto de Medicina Tropical (IMT)”.

Explicó que junto con otras personas formaron un grupo de positivos para brucelosis, de los cuales no todos son reconocidos por el Ministerio, entre ellos el Dr. Pedro Torres. La cartera sanitaria oficializó solo 6 casos sólo en estudiantes.

“Una licenciada del Ministerio que está en la Facultad minimizó el positivo débil diciéndome que es prácticamente un negativo y otra me dijo que al pedo me hice un estudio en un laboratorio privado”, lamentó.

Informó además que desde que tuvo conocimiento de su cuadro, visitó a varios infectólogos que determinaron que la brucelosis en su organismo está en fase aguda. “Si yo no hacía por cuenta propia, ellos me iban a dejar ir”, sin ningún tratamiento.

Dijo además que los profesionales tampoco dan mayores detalles sobre el tratamiento que reciben en el IMT, razón por la cual la mayoría de los infectados que conoce decidieron seguir sus tratamientos por cuenta propia.

Señaló que hasta el momento no se haya dado un manifiesto oficial de la FCV UNA. “Los representantes estudiantiles son los únicos que se acercaron y ofrecen ayuda con descuentos para ciertos estudios. Además del 'apoyo y fuerza' que nos desean”, nada más por parte de la facultad.

“Tengo tanto temor por lo que me pueda pasar por mi hija, porque algunos dicen que se transmite por secreciones, saliva y a mi no me queda de otra que estar con mi nena porque soy madre soltera”, señaló, criticando además que no exista una información certera sobre lo que implica esta enfermedad, considerando las graves secuelas que suele dejar.

Mientras desde el ministerio minimizan esta situación, diciendo que no es contagiosa y que se cura, los estudios demuestran lo contrario. “No hay un sólo estudio que confirme que la brucelosis se cura”, aseguró.

El miércoles 11 de octubre se despiertan sospechas sobre un brote de brucelosis en la Facultad de Ciencias Veterinarias de la Universidad Nacional de Asunción (FCV UNA).

El domingo 15 de octubre, vía comunicado, la decana Azucena Cabrera de Gómez reconoce haber estado en conocimiento del diagnóstico desde el día viernes 6 de octubre y refiere los siguientes puntos, que posteriormente fueron desmentidos por el Servicio Nacional de Sanidad Animal (Senacsa), estudiantes y profesionales del área caprinos de la Facultad:

-Que desde esa fecha cesaron las actividades académicas en esa sección -Que inmediatamente se suspendió la venta de leche de cabra al público -Que ya se tramitaba la intervención de Senacsa ante la situación

Ya el lunes 16 de octubre, ante consultas de la prensa, el presidente de Senacsa, Hugo Idoyaga, sostiene que se estaba enterando en ese momento y que nunca hubo gestión oficial previa alguna por parte de la FCV UNA.

En horas de la tarde, la Dra. Azucena Cabrera oficializa el informe a Senacsa, solicitando su intervención. Se cumple con el protocolo y se procede al sacrificio de las cabras que dieron positivo y dudosas resultantes de los análisis.

El jueves 19 de octubre, los estudiantes -tras un debate en asamblea- resuelven solicitar la renuncia inmediata de la decana, la vicedecana y al instrucción de sumario a los responsables de la cátedra Nelson Serafini y Alexander Swacko, quienes al decir de la decana, también estaban al tanto de lo que sucedía desde el 6 de octubre.

El jefe de la División Caprinos, Carlos Espínola admite ante la asamblea estudiantil haber comunicado en forma verbal a la decana un primer caso positivo en los primeros días del mes de setiembre. En horas de la tarde, se reúne el Consejo Directivo y la Decana informa haber solicitado en forma unipersonal e inconsulta la intevención de la Facultad y la instrucción de sumario innominado.

Solicitan la renuncia de la decana, y pese al pedido casi unánime, la misma se resiste a dimitir.

El viernes 20 de octubre se da una manifestación de estudiantes y docentes ante el Rectorado en repudio a la solicitud unipersonal de la decana de intervenir la Facultad. El rectorado decide dar un plazo para la no intervención.

Pese al desacuerdo inicial de los estudiantes, finalmente se designa a vicedecana María Elizabeth Núñez como decana en ejercicio por un periodo máximo de dos meses con el compromiso ante los estudiantes de su renuncia y sometimiento igualmente a sumario una vez transcurrido este tiempo.

El lunes 23 de octubre se conforma una comisión sanitaria por parte de la FCV UNA.

Actualmente el Ministerio de Salud sólo reconoce seis casos de brucelosis en la UNA como oficiales, pese a que se hablan de personas que son tratadas en el Instituto de Medicina Tropical.

Preocupan diagnósticos contradictorios. En el Ministerio de Salud toman como negativos los positivos débiles, sin embargo, en el sector privado lo toman como positivo y prescriben tratamiento inmediato.

En el ámbito de la justicia, la Fiscalía analiza ampliar imputación hecha a la decana y citará a integrantes del Consejo Directivo de la Facultad a declarar.

De esta manera, la facultad se halla en un periodo de transición de dos meses tras lo cual se definiría el sumario a la Dra. Azucena Cabrera. La vicedecana en ejercicio tendría que allanarse al pedido de renuncia y sumario, solicitado por la Asamblea Estudiantil y acordado en sesión del Consejo Directivo en fecha 20 de octubre y de darse esta situación, el Consejo deberá elegir nuevas autoridades.