Cuando la belleza supera los complejos

Las medidas “perfectas” de las caderas, cintura y busto pasan a un segundo plano en el certamen “Miss gordita”, que busca superar los complejos en aquellas mujeres con sobrepeso. En su nueva edición, una vez más la discriminación y prejuicio quedan atrás.

https://cloudfront-us-east-1.images.arcpublishing.com/abccolor/SNOZPDOALNAK3BMOYPAGBFTL2U.jpg

“Algunas chicas llegan muy acomplejadas. De hecho, varias madres traen a sus hijas al casting, para que puedan salir del encierro que sufren a consecuencia de la discriminación por tener sobrepeso", explica Michael Beras, impulsor del certamen de belleza “Miss Gordita" en nuestro país, que ya generó importante repercusión alrededor el mundo.

Este año se prepara la quinta edición del concurso que termina en abril con una gran gala. El casting fue celebrado los domingos 31 de enero y 7 de febrero en los que fueron seleccionadas 15 finalistas entre 30 que se postularon. Beras recuerda que “el gran objetivo y logro del concurso en estos años ha sido abrir un espacio de inclusión. Es increíble cómo van cambiando las chicas durante este proceso”, relata en base a las experiencias anteriores.

Beras aclara que bajo ningún concepto esta iniciativa busca hacer apología a la obesidad. “Tienen prohibido publicar fotos con comida chatarra. De hecho no hacemos comilonas, ni asados, ni hablamos de comida. Este tema queda a cargo de las charlas con el nutricionista que siempre está a disposición de ellas”.

De hecho, las mujeres que accedieron al certamen de belleza tuvieron la oportunidad -con la ayuda de profesionales como el nutricionista Jorge Bacante y la psicóloga Norma Espínola- de aceptarse a sí mismas y, a partir de ahí, de alimentarse mejor y conseguir bajar de peso, mejorando su salud y su calidad de vida.

Aunque año tras año el concurso va ganando apoyo local -un ejemplo de ello es que las concursantes participaron de la campaña #YoNoDiscrimino de Anmistía Internacional, además del desfile denominado Plus size fashion day- la discriminación de muchos hacia el concurso sigue siendo una realidad. “En Paraguay mucha gente discrimina el concurso, usando como excusa que fomentamos la obesidad, sin informarse primero”, lamenta.

Pese a las trabas, Beras se muestra optimista asegurando que tratan de no perder de vista el fin último de la iniciativa: luchar contra ese prototipo que genera altas tasas de depresión en mujeres que por falta de motivación descuidan su aspecto físico, para ayudarlas a fortalecer su autoestima e incluso a controlar los kilogramos de más.

“Es importante saber que todas intentaron varias dietas de todo tipo, viviendo una tortura eterna que incluso traen desde la niñez, siendo motivo de burlas por compañeros, amigos, parejas y hasta parientes. Es por eso que buscan el concurso , porque ya sufrieron tanto que quieren un espacio para ellas y este es nuestro objetivo”, sentencia.