“Su santidad, el pueblo paraguayo te espera”

Un paraguayo -entre 58 militares y 27 familias de todo el mundo- llamó la atención del papa Francisco, por el hecho de portar la enseña tricolor y pronunciar la frase: “Su santidad, el pueblo paraguayo te espera”.

https://cloudfront-us-east-1.images.arcpublishing.com/abccolor/H56774VJXZCOHHBCCBJNPFJS4Y.jpg

Quizás por el hecho de ser oriundo de la capital espiritual de la República, Caacupé, lo que vivió el suboficial primero Juan Antonio Gómez Ramos, del Ejército Paraguayo, probablemente cobre mayor significancia de lo que para muchos sea quizás un hecho aislado: el pasado 28 de enero, a las 10:00, en una audiencia llevada a cabo en el salón Paulo VI, del Vaticano, el militar tuvo el privilegio con el que cualquier católico devoto soñaría: tener enfrente al propio representante de San Pedro en la Tierra.

“(El Papa) se acercó y le saludó a todos los del Ejército Argentino. Yo estaba hacia el fondo del grupo, pero cuando se acercaba hacia donde estaba yo, pareciera que alguien me dijo que me acercara y así fue que hice lugar para entrar al frente. Extendí mi bandera y dije: 'Su santidad, el pueblo paraguayo te espera'. Por lo visto, me escuchó porque se dio la vuelta y, al ver la bandera paraguaya, vino hacia mí bendiciéndola y, por ende, a todo el pueblo paraguayo”.

Según el relato, a continuación, el sumo pontífice, con entrañables humildad y sencillez, lo bendijo también a él estrechándole luego la mano. Pese a que aún se encontraba anonadado por la emocionante reacción, el compatriota no perdió la oportunidad al preguntarle si estaría por Paraguay en junio o julio, a lo que respondió: “Más o menos”, confirmando una vez más la tan ansiada visita, motivo de largas conjeturas en la opinión pública de nuestro país. Hoy por hoy, se sabe que la información dada a Gómez no se alejaba mucho de la realidad, pues fue confirmado que llegará a tierra paraguaya en julio, aunque no fue revelada aún la fecha exacta.

Oriundo del barrio San Francisco -casualmente el nombre que eligió el Papa, según puntualiza el propio protagonista-, al suboficial militar nunca se le habría cruzado por la mente tener la oportunidad de viajar a Roma, Italia, primeramente, y por otra parte, lograr estar en una comitiva que vería al Santo Padre de forma exclusiva y antes de visitar nuestro país.

La Fuerza de Tarea Argentina 44, conformada por argentinos, chilenos y paraguayos (dos oficiales y 10 suboficiales), por intermedio del Obispado Castrense Argentino, organizó la peregrinación al Vaticano para poder ver y recibir la bendición del papa Francisco. El grupo militar cumple una misión en Chipre como fuerza de mantenimiento de paz con el Ejército Argentino.

La visita fue posible gracias a las gestiones del obispo castrense Rafael Mélida, quien, según subraya el compatriota, es hijo -casualmente- de padres paraguayos.

"El Papa me pareció una persona muy sencilla, humilde, pero con gran carisma e irradia mucha personalidad. Yo realmente sentí mucha emoción y alegría a la vez porque nunca pensé que algún día estaría por esos lugares, pero Dios quiso que así fuera y le doy gracias, nunca podré agradecerle todas sus bendiciones", expresó emocionado.

No es nuevo que el papa Francisco se conmueva con situaciones que hacen referencia a nuestro país. En ocasión de la visita de la imagen de la Virgen de Caacupé en noviembre de 2010 a la Catedral de Buenos Aires, el por entonces aún llamado Jorge Mario Bergoglio en su homilía había expresado su respeto a figura de la mujer paraguaya. Había exclamado: “A mi juicio la mujer paraguaya es la mujer más heroica de América. Después de la guerra (contra la Triple Alianza) quedaban ocho mujeres por hombre. E hizo esa gran opción de tener hijos, ¿no? Para salvar la Patria, la lengua, la cultura y la fe”.

Luego, en febrero de 2014, ya luego de ser designado como Papa, el Santo Padre propuso que algún día se otorgue el Premio Nobel a las compatriotas. “Yo desearía que algún día el Comité del Premio Nobel le otorgara el Premio Nobel ¡a la mujer paraguaya! Por haber salvado la cultura, la patria… ¡heroica! ¡La propongo!”.