“Ad Astra”: una historia íntima en la infinidad del espacio

Brad Pitt encabeza una cautivante odisea espacial que contrasta un drama humano y personal con un peligro a escala cósmica, con una historia mucho más meditativa que las que producciones de esta envergadura se suelen permitir.

"Ad Astra" se estrena en cines de Paraguay en setiembre.
"Ad Astra" se estrena en cines de Paraguay en setiembre.20th Century Fox

El punto de referencia más obvio del que partir para pintar una imagen fácil de qué es Ad Astra sería Interestelar, filme con que la nueva película del director James Gray comparte no solo su director de fotografía – el siempre interesante Hoyte van Hoytema, que hace un trabajo similarmente bueno a la hora de plasmar la inquietante belleza de la infinidad cósmica – sino también el concepto de una narrativa íntima sobre la relación entre un padre y su descendiente, contrapuesta con un trasfondo de exploración cósmica y la amenaza de la destrucción total de la humanidad.

Pero aunque su concepto es similar, en ejecución Ad Astra es, en muchos sentidos, el opuesto polar de aquella película de Christopher Nolan: un filme más desilusionado, que mira hacia las estrellas y ve luces completamente fuera del alcance humano, no solo por la infinita distancia sino también por lo que ve como una incapacidad de escapar de sus defectos, incluso a miles de millones de kilómetros de la Tierra.

Nuestro protagonista es el mayor Roy McBride (Brad Pitt), un hombre cuya vida parece estar exclusivamente limitada a la ejecución de su trabajo como miembro de SpaceCom, el brazo espacial de las Fuerzas Armadas de EE.UU. La exploración espacial es algo que lleva en la sangre; su padre, Clifford McBride (Tommy Lee Jones) fue el comandante de la primera misión tripulada a los límites del Sistema Solar, el Proyecto Lima, que tenía como objetivo encontrar vida extraterrestre pero desapareció sin rastros 16 años antes de los acontecimientos de la película.

PUBLICIDAD

Luego de que unas misteriosas sobrecargas de energía comienzan a golpear a la Tierra, causando catástrofes a escala global, SpaceCom revela a Roy que sospechan que las sobrecargas provienen del Proyecto Lima, cerca de Neptuno, y que su padre podría estar vivo, por lo que deciden enviar a Roy al espacio para intentar contactar con Clifford.

Brad Pitt en "Ad Astra".

Ad Astra no es de esas películas que se empeñan en explicar en detalle las cosas, confiando en que el público va a estar lo suficientemente atento para unir los puntos por su cuenta.

Cualquier detalle del mundo pre-futurista de la película en que James Gray se centra – por ejemplo, la forma en que las relaciones internacionales parecen haber convertido incluso a la Luna en un campo de batalla en un campo de batalla geo-política en una especie de mini Guerra Fría – solo sirven para reforzar el que parece ser el punto central de la película: la humanidad es su propia peor enemiga, y eso no cambia dejando atrás nuestro planeta.

Una y otra vez en su viaje interplanetario, Roy se encuentra con distintas expresiones de las tendencias autodestructivas de la humanidad, desde piratas lunares hasta venganzas de la naturaleza, mientras la naturaleza de lo que le ocurrió al Proyecto Lima se va haciendo cada vez más evidente e innegable.

Ad Astra

Roy es un avatar de los defectos que el pasado hereda al futuro: un hombre robótico, distante, el producto no solo de su entrenamiento militar sino también de un padre ausente por la mayor parte de su vida, un padre con la mirada siempre desviada hacia las estrellas en detrimento de todo lo demás.

Esa es una perspectiva de vida que el hijo parece haber heredado; cuando parte para cumplir su misión, Roy intenta dejar un mensaje a su exesposa Eve (Liv Tyler), pero es simplemente incapaz de expresarse.

Brad Pitt hace un trabajo excepcional interpretando a Roy como un ser rebosante de sentimientos reprimidos, siempre aparentemente haciendo un esfuerzo titánico por mantener el control de sus facultades mentales y emocionales. Entre esta película y Había una vez en Hollywood, 2019 está probando ser el mejor año de Pitt en mucho, mucho tiempo.

A fin de cuentas, la tesis de Ad Astra no es del todo pesimista: sí, la humanidad es su propia peor enemiga, sus defectos le impiden conquistar el espacio y responder la Gran Pregunta, pero al mismo tiempo se niega a creer que no podemos ser mejores, como especie.

Ad Astra es exactamente el tipo de ciencia ficción cargada de reflexión y ambición que vale la pena ir a ver y meditar ante la pantalla grande.

-------------------------------------------------------------------------------

AD ASTRA

Dirigida por James Gray

Escrita por James Gray y Ethan Gross

Producida por James Gray, Brad Pitt, Dede Gardner, Anthony Katagas, Jeremy Kleiner, Arnon Milchan, Yariv Milchan y Rodrigo Teixeira

Edición por John Axelrad y Lee Haugen

Dirección de fotografía por Hoyte van Hoytema

Banda sonora compuesta por Max Richter

Elenco: Brad Pitt, Tommy Lee Jones, Donald Sutherland, Ruth Negga, Liv Tyler, John Ortiz, Greg Bryk, Loren Dean, John Finn, LisaGay Hamilton, Natasha Lyonne, Jamie Kennedy

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD