Niña Naydelin fue atada de piernas y quemada viva hasta calcinarse, sostiene fiscala

CIUDAD DEL ESTE. La fiscala Vanesa Candia sostuvo que la niña Naydelin fue atada de piernas y quemada viva con fuego de leña y óleo hasta que sus restos quedaron calcinados. Esta exposición fiscal fue durante el inicio del juzgamiento del joven Héctor Eduardo Martínez Núñez (26) y de su madre Limpia Concepción Núñez Goiburú, acusados por el crimen de la pequeña que tenía apenas siete años.

La acusada Limpia Concepción Núñez Goiburú (gorra blanca) y su hijo Héctor Eduardo Martínez Núñez vía telemática afrontan el juicio oral.
La acusada Limpia Concepción Núñez Goiburú (gorra blanca) y su hijo Héctor Eduardo Martínez Núñez vía telemática afrontan el juicio oral.Fredy Flores

“Hector Eduardo y Limpia Concepción, en fecha 29 de febrero de 2020, en horas de la noche, juntaron trozos de leña y óleo, en una zona boscosa del Km 26 (Minga Guazú), a 15.000 metros de la ruta PY02, donde prepararon el sitio para incinerar a la niña”, expresó la fiscala Candia al presentar su alegato inicial este lunes 2 agosto en el Palacio de Justicia de Ciudad del Este, durante el juicio oral y público a la madre e hijo acusados por el infanticidio.

Candia prosiguió: que la víctima fue atada de “piernas y cuello con un cable tipo USB y procedieron a quemar el cuerpo de la niña, que en ese momento continuaba con vida. Esto pudo corroborarse con el resultado de la autopsia: la niña perdió la vida a raíz de la quemadura causada”.

Horas antes del asesinato, la niña Naydelin fue alzada a la fuerza a un vehículo Toyota Premio, de color gris azulado, sin chapa, poco después de salir de una despensa con una esponja en la mano y a escasos metros de su domicilio, ubicado en el Km 16 Acaray, del barrio Kabure´i de Minga Guazú.

Caso Naydelin: Piden juicio oral para madre e hijo

El espeluznante relato del crimen se ganó la atención absoluta del Tribunal de Sentencia, compuesto por Evangelina Villalba, Óscar Genez y Lourdes Morínigo, al igual que el público que acompañó el inicio del juzgamiento de uno de los casos que más conmoción causó en la sociedad altoparanaense.

El abogado José Gil López, defensor de Núñez Goiburú, dijo que su cliente no estuvo en el lugar del asesinato y que refutará cualquier prueba incriminatoria. Mientras que la defensora pública Gloria Arce, que asiste a Martínez Núñez, se reservó los planteamientos para el transcurso del enjuiciamiento oral.

Madre e hijo soportan cargos por homicidio doloso, en grado de alevosía, que está castigado con hasta 30 años de prisión, de acuerdo a la exposición de la fiscala Estela Mary Ramíez, quien coadyuva en el caso.

La mujer también afronta acusación por frustración a la persecución penal y portación ilegal de armas, ya que supuestamente intentó borrar evidencias de la ropa de su hijo y se encontró en su domicilio armas indocumentadas.

El juzgamiento continuará mañana martes, desde las 7:45, con la declaración indagatoria de los dos acusados.

Antes del inicio del juicio, el abogado Gil López planteó dos incidentes. Uno para pedir la inclusión como prueba de un certificado de nacimiento del joven Martínez Núñez y otro para solicitar la división del juicio respecto a Núñez Goiburú, teniendo en cuenta que enfrenta tres cargos.

Desacato

El juicio se inició este lunes con cuatro horas de retraso, debido a una serie de contratiempos que incluye un supuesto desacato judicial.

Según la presidenta del tribunal Evangelina Villalba, el director de la penitenciaría de Coronel Oviedo Juan Ángel Rodríguez fue notificado con cinco días de antelación para trasladar al acusado Martínez Núñez a Ciudad del Este para su juzgamiento. Sin embargo, tal requerimiento no se cumplió.

Caso Naydelin: intiman a director de cárcel a trasladar a acusado para su juzgamiento

Inicialmente el juicio estaba programado para las 8:00, pero ante la ausencia del joven procesado fue pospuesto para las 11:00 y se intimó al director del penal de Coronel Oviedo a trasladar urgente a Martínez Núñez al Palacio de Justicia de Ciudad del Este.

No obstante, el traslado no se concretó y Rodríguez se excusó de que no tenía móvil disponible.

La jueza Villalba dispuso remitir los antecedentes al Ministerio Público para la apertura de una carpeta de investigación por posible desacato judicial. Igualmente, el Tribunal de Sentencia intimó nuevamente a los responsables de la cárcel de Coronel Oviedo a trasladar al acusado para mañana martes, bajo advertencia de otra denuncia por supuesto desacato.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD