Cuando el humo afecta tus ojos, consejos para aliviar los síntomas

El humo en el aire a causa de incendios forestales y el clima seco parece estar recién empezando, y se anuncia que este clima será prolongado. Lamentablemente, esto ya está causando problemas oculares a muchas personas. Ojos irritados, secos y problemas de visión son las quejas más frecuentes y –con los pronósticos que predicen un clima seco continuo– el humo en el aire puede seguir siendo un gran desafío. A continuación, algunas formas de aliviar los síntomas.

El humo en el aire a causa incendios forestales y el clima seco, parece estar recién empezando, y se anuncia que este clima será prolongado. Lastimosamente, esto ya está causando problemas oculares a muchas personas.
El humo en el aire a causa incendios forestales y el clima seco, parece estar recién empezando, y se anuncia que este clima será prolongado. Lastimosamente, esto ya está causando problemas oculares a muchas personas.

¿Sentís irritación, ardor, enrojecimiento y lagrimeo? Esto ocurre cuando las partículas de humo actúan como pequeños cuerpos extraños en nuestros ojos”, dice la Dra. Ana Barrios, especialista en glaucoma, catarata y patología ocular externa.

Posibles soluciones

- Cerrar ventanas.

- Reducir el humo en el entorno inmediato.

- Encender el aire acondicionado y mantener los filtros limpios.

- Colocar humidificadores donde se lea o trabaje en la computadora.

- Usar un purificador de aire, preferiblemente uno que no use ionizadores.

- Utilizar lágrimas artificiales hasta seis veces al día, mejor sin son las versiones sin conservantes.

- Evitar enjuagarse los ojos con agua corriente de la canilla, esta puede alterar la composición química de las lágrimas, que actúan para aliviar la irritación.

Reacciones alérgicas

Las pequeñas partículas del humo pueden provocar reacciones alérgicas en los ojos, causando mucha picazón, enrojecimiento e hinchazón de párpados.

Para aliviar los síntomas

Aplicar agua fría o helada en un paño y colocarlo por 5 a 10 minutos sobre los párpados cerrados. Esto puede estabilizar las células que liberan los químicos que causan esos síntomas. Evitar frotarse los ojos.

Si con estas medidas, los síntomas no cesan, consultar con su oftalmólogo para saber que gotas antialérgicas podrían ayudar.

Ojos secos

Las lágrimas se componen de agua, proteínas y aceite. El equilibrio de estos componentes es importante para la buena lubricación de los ojos. Una interrupción de ese equilibrio puede provocar síntomas como ardor, escozor, enrojecimiento, visión borrosa e incluso lagrimeo excesivo de los ojos. El humo en el aire puede provocar un cambio en la composición de las lágrimas de dos formas: los gases en el humo pueden provocar una mayor evaporación del componente de agua de las lágrimas y las toxinas y las partículas pueden provocar un aumento en la producción de proteínas.

¿Como podemos aliviar los síntomas de los ojos secos debido al humo?

“Utilizar lágrimas artificiales como las mencionadas anteriormente pueden ayudar a restablecer el equilibrio adecuado de los componentes de las lágrimas. Estas pueden utilizarse como mínimo 3 veces por día, e ir aumentando la frecuencia según la necesidad” destaca la profesional.

Disminución de la visión

Si el humo en el ambiente es constante y por tiempo prolongado, algunas personas pueden tener cambios temporales en la visión.

La irritación de la conjuntiva, la membrana mucosa que cubre la parte frontal del ojo y reviste el interior de los párpados, puede causar visión borrosa.

La sequedad de moderada a severa puede incluso dañar las células superficiales de la córnea. Dado que las células de la córnea son una parte importante de la “curvatura” de la luz hacia los ojos, la alteración de la superficie puede causar una disminución de la agudeza visual.

Tratar los ojos puede ayudar a restablecer ese daño y restaurar la visión.

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05

Comentarios

Las opiniones y puntos de vista expresados en los comentarios son responsabilidad exclusiva de quienes los emiten y no deberán atribuirse a ABC, ya que no son de autoría ni responsabilidad de ABC ni de su Dirección ni de Editorial Azeta S.A.