Mover de posición a los bebés para evitar deformación del cráneo

Cambiar las posiciones de la cabeza previene una deformación del cráneo en los lactantes. Por eso los especialistas recomiendan que los padres coloquen a su pequeño, cuando está despierto, alternadamente también de panza o de costado. Incluso el tiempo posterior al cambio regular de pañales se puede aprovechar bien para ello.

¡A dar la vuelta para el otro lado!
¡A dar la vuelta para el otro lado!Christin Klose

Según los especialistas, los bebés deberían estar predominantemente tumbados de espaldas. Pero si pasan demasiado tiempo en la misma posición, eso puede llevar a que su cabeza se deforme debido a que los huesos aún son blandos y a que la parte trasera se aplane.

Desde el punto de vista médico, esto es inofensivo, tranquiliza el traumatólogo Dieter C. Wirtz. Sin embargo, los padres hacen bien en animar al lactante a girar regularmente la cabeza, de manera que la parte posterior de la cabeza se desarrolle curvada.

Y no solo la parte posterior del cráneo se puede aplanar. También puede ocurrir que se produzcan deformaciones asimétricas unilaterales si el pequeño es recostado siempre de un mismo lado.

Consejos para padres

Si una parte de la cabeza ya parece aplanada de un lado, ayuda posicionar un móvil en la cama del pequeño de manera que este dirija la mirada hacia el lado contrario al que tiene aplanado.

Lo mismo vale si el bebé está recostado en la cama de los padres. Entonces, la madre o el padre que estén con él en ese momento deberían colocarse de tal manera que el lactante gire del lado aplanado cuando quiera verlo.

Por lo demás, vale otro consejo general: dar las dos tetas siempre y cambiando de posición, es decir, a veces de izquierda a derecha y a veces de derecha a izquierda.

A veces los bebés tienen un lado favorito hacia el cual giran siempre su cabecita. En esos casos, según los especialistas, vale la pena estabilizar la cabeza con rollos de toallas y girarla con cuidado hacia el otro lado.

Solo en casos excepcionales son malformaciones de los cuerpos vertebrales o una así llamada tortícolis muscular congénita las causas de este aplanamiento en la parte trasera de la cabeza.

En general, son injustificadas las preocupaciones respecto de que un crecimiento irregular de la cabeza genere alteraciones en las articulaciones maxilares o en la vista y el oído.

Generalmente es solo un problema cosmético, que se puede tratar. Por ejemplo, con fisioterapia o quiroterapia, pero también con ejercicios en casa. Solo en casos muy puntuales puede estar indicada una terapia con un casco corrector.