Informe de la CIDH es sesgado y vergonzoso, según el Gobierno de Bolivia

LA PAZ. El informe de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) que pide una investigación internacional sobre la violencia en Bolivia es “segado” y “vergonzoso”, en opinión del Gobierno interino del país.

Policías disparan granadas de gas lacrimógeno en un enfrentamiento con partidarios del expresidente Evo Morales en La Paz, en noviembre.
Policías disparan granadas de gas lacrimógeno en un enfrentamiento con partidarios del expresidente Evo Morales en La Paz, en noviembre.RONALDO SCHEMIDT

“Es increíble cómo se maneja cierta gente, es vergonzoso, por decirlo de la manera más sutil, el trabajo de la CIDH no es un buen trabajo y lo vamos a revertir”, criticó este miércoles el ministro interino de Gobierno (Interior) de Bolivia, Arturo Murillo.

“Vamos a mostrar las pruebas de lo que ha sucedido en nuestro país”, manifestó Murillo en una conferencia de prensa en La Paz.

El ministro denunció que en su opinión el informe no refleja la realidad de los hechos y solamente favorece a lo que calificó de “narcoterrorismo”, sin dar más detalles.

PUBLICIDAD

Murillo cuestionó dónde estaba este organismo en los últimos casi catorce años del Gobierno de Evo Morales, durante el que aseguró que hubo más de cien muertos en Bolivia en episodios violentos.

“Dónde estaba la CIDH en la matanza de Porvenir, la Calancha, dónde estaba la CIDH cuando pateaban y masacraban a los indígenas de Chaparina, dónde estaba la CIDH en estos últimos catorce años donde ha habido más de cien muertos en nuestro país por el Gobierno de Evo Morales, esa es una pregunta que debe responder la CIDH”, aseveró.

El titular de Interior afirmó haber recibido “con mucho dolor” la investigación desarrollada “unilateralmente” por la comisión.

PUBLICIDAD

El informe, no obstante, asegura que fue realizado en una visita de observadores de la CIDH al país “a invitación” del Estado boliviano.

Arturo Murillo lamentó que la comisión no se pronuncie sobre cuestiones como “quién ha pagado” a cocaleros, campesinos y otros colectivos que se movilizaron contra el Gobierno interino.

Por su parte, el presidente de la Cámara de Diputados de Bolivia, Sergio Choque, declaró a los medios en La Paz que mucha de la violencia que denuncia el informe no se reflejaba en medios bolivianos tras haber advertido el Gobierno interino de que podrían cometer sedición.

Sin embargo, el estudio de la comisión permitirá que “las arbitrariedades” denunciadas serán sancionadas, tanto los autores materiales como los intelectuales, señaló Choque, que pertenece al Movimiento al Socialismo de Evo Morales.

El informe concluye que una investigación internacional debe esclarecer la violencia en Bolivia tras las fallidas elecciones de octubre, incluidas las “masacres” de civiles, entre otras posibles violaciones de derechos humanos, como “ejecuciones extrajudiciales”.

El estudio es resultado de una visita de observación de la CIDH entre los pasados 22 y 25 de noviembre a cuatro ciudades de Bolivia.

La violencia comenzó en Bolivia al día después de los comicios del pasado 20 de octubre, en los que Morales fue proclamado vencedor para un cuarto mandato consecutivo entre denuncias de fraude a su favor, que luego quedaron anulados.

Un informe de la OEA del pasado 10 de noviembre advirtió de graves irregularidades en las elecciones y ese día Evo Morales anunció su renuncia, denunciado un golpe de Estado para derrocarlo, para salir el día siguiente hacia México como asilado.

El país quedó sumido en el caos, con un vacío de poder hasta que dos días después la entonces senadora opositora Jeanine Áñez asumió el poder de forma transitoria hasta unos nuevos comicios.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD