Monseñor Valenzuela: “Cumplir la promesa puede esperar”

Monseñor Ricardo Valenzuela, obispo de la Diócesis de Caacupé, insistió a que este año la celebración a la Virgen sea desde casa, de manera a demostrar la fe con responsabilidad, mediante el cuidado de niños y adultos mayores. “Cumplir la promesa puede esperar”, fue el mensaje de la Iglesia, a pocos días del inicio del novenario de la patrona de los milagros.

Vallas de metal fueron colocadas en la plazoleta de la Basílica de la Virgen de Caacupé.
Vallas de metal fueron colocadas en la plazoleta de la Basílica de la Virgen de Caacupé.Archivo, ABC Color

Tras la reunión mantenida entre autoridades de la Diócesis de Caacupé y el Ministerio del Interior, monseñor Ricardo Valenzuela dio un mensaje en el que exhortó nuevamente a no visitar la villa serrana. “Este año tendremos una celebración especial por las fiestas de nuestra madre Tupãsy Caacupé. Esta vez no será posible visitarla en su casa el día de la fiesta. Debemos evitar aglomeraciones”, declaró el religioso.

Explicó que la Virgen de Caacupé acompaña las aflicciones y dificultades de cada fiel, más aun, en este tiempo de pandemia. “Hoy es momento de cuidarnos entre todos. Desde Caacupé no tenemos miedo a la muerte, pero debemos ser personas de fe con responsabilidad. Debemos cuidar a los niños y adultos mayores”, refirió.

Respecto a la peregrinación, Valenzuela volvió a enfatizar que Paraguay es Caacupé, por lo que el acompañamiento a la Virgen debe realizarse desde el altar familiar, en cada rincón de la república. “Cumplir la promesa puede esperar. Nuestra madre es paciente y llena de amor comprensivo; nos espera cuando la situación sanitaria lo permita”, expresó.

La autoridad eclesial manifestó que desde le fe es posible construir un país con esperanza y mucha responsabilidad. Repitió: “Nos cuidamos y cuidamos a los demás”.

El obispo de la diócesis de Caacupé pidió a los fieles descansar en la misericordia de Dios para superar estos momentos, con la fe puesta en un mañana mejor, con miras a una recuperación económica y a la espera de acciones concretas de las instituciones públicas que posibiliten las inversiones privadas.

El 28 de noviembre se inicia el novenario a la Virgen, a puertas cerradas y sin fieles; pero con la transmisión por los diferentes canales de comunicación.

Lea más: No descartan fase 0 para Caacupé y nuevamente instan a no peregrinar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD