Uruguay apela a los “estadistas” para la firma del acuerdo Mercosur-UE

El ministro de Exteriores de Uruguay, Francisco Bustillo, instó este viernes a que “los gobernantes y sus coyunturas dejen paso a los estadistas” para que el acuerdo estratégico entre el bloque de Mercosur y la Unión Europea (UE), alcanzado en 2019 y negociado durante 20 años, sea ratificado en el primer semestre de 2021.

https://cloudfront-us-east-1.images.arcpublishing.com/abccolor/XS347W2OY5DATKGY3F547WNNLU.jpg

Bustillo, cuyo país ostenta la presidencia de turno del Mercosur hasta el 31 de diciembre, visitó durante tres días Bruselas para dar un empujón final de este largo proceso: " ¡Llevamos 20 años de negociaciones, 20 años, algo que asusta solo de pensarlo!”, subrayó en una entrevista con Efe.

En su visita a Bruselas, precedida por una escala en Madrid y que continuará en París y Berlín la próxima semana, Bustillo analizó los obstáculos que aún restan para rubricar el acuerdo con el vicepresidente ejecutivo de la Comisión Europea (CE) y comisario de Comercio, Valdis Dombrovskis; y el alto representante para la Política Exterior, Josep Borrell; quienes les comunicaron el “gran interés” en acabar el trabajo técnico del acuerdo UE-Mercosur.

El jefe de la diplomacia uruguaya también departió con su homóloga belga, Sophie Vilmès, y con los presidentes de las Comisiones de Comercio y de Asuntos Internacionales de la Eurocámara, Bernd Lange y David McAllister, respectivamente, así como con el copresidente de la Asamblea Parlamentaria Euro-Latinoamericana, el eurodiputado Javi López, y los eurodiputados encargados de las ponencias de este acuerdo Jordi Cañas y Gabriel Mato.

”Ha llegado la hora de dejar a los gobernantes y sus coyunturas, y dejarles el lugar a los estadistas”, subrayó Bustillo, al pedir que los 27 países de la UE y los cuatro de Mercosur (Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay) se den la “oportunidad de no de mirar el árbol sino de mirar el bosque, ir más allá y velar por las generaciones futuras en aras de un gran acuerdo” para ambos bloques.

”A nadie se le escapa que estamos en ciernes de un año electoral en algunos de los países de la UE y el siguiente también”, añadió, en alusión, entre otros a Francia, que le tocará la presidencia de turno de la UE en el primer semestre de 2022, en plena campaña por la carrera al Eliseo.

”Todos conocemos el proteccionismo francés, pero (el presidente, Emmanuel) Macron es un hombre inteligente y esperemos que se ponga por encima de la coyuntura”, dijo Bustillo en víspera de sus llegada a París, donde espera, al igual que en Berlín, cosechar apoyos para la firma del acuerdo.

Lea más: Comisión Europea y Uruguay tienen “gran interés” en avanzar en acuerdo UE-Mercosur

La canciller alemana, Angela Merkel, es “una mujer muy pragmática, muy interesante, es un referente mundial, con una trayectoria superlativa en cuanto a la calidad con la que ha hecho” su trabajo, alabó.

”Si nos dejamos ganar por las coyunturas probablemente nos demoremos en la firma del acuerdo” y se quedará “obsoleto”, pero si “vemos más allá del árbol entonces no tengo ninguna duda de que podríamos estar celebrando la firma final el próximo semestre cuando le corresponde la presidencia a Portugal en la UE y a Argentina en el caso del bloque del Mercosur”, señaló.

Solo restan cuatro aspectos técnicos: “los legales del propio acuerdo, las traducciones, las indicaciones geográficas, y el instrumento que nos vamos a dar para arribar a la firma final”, enumeró.

CUESTIONES MEDIAMBIENTALES

Para Bustillo no hay duda de que este es un acuerdo “esplendido para ambas partes”, especialmente para la UE ya que obtiene “las mayores ventajas”, y rechazó de plano las dudas por asuntos medioambientales o de desarrollo sostenible expresadas por algunos países como Francia, Holanda, Austria o Bélgica.

Del Parlamento Europeo surgió el último escollo al proceso de ratificación. En octubre aprobó una resolución en la que se dejaba claro su rechazo, ante la política medioambiental del presidente brasileño, Jair Bolsonaro.

En este sentido, el jefe de la diplomacia uruguaya replicó que la defensa del medio ambiente “no es patrimonio de la UE, todo lo contrario, ha sido siempre nuestro patrimonio por algo se nos conoce como el continente verde”, dijo.

Como ejemplo, esgrimió que el 98 % de la matriz energética de Uruguay es de renovables, mientras que en la UE “ningún país pasa del 15%”, apuntó. “Podemos exhibir guarismos medioambientales esplendidos, aún mucho mejores que algunos de los países que integran las UE”, afirmó.

Bustillo también rebatió la “estigmatización” del presidente brasileño por su política en la Amazonia, ya que en su opinión Bolsonaro ha hecho “muchos esfuerzos por mejorar la situación” en ese pulmón del planeta y además ha efectuado una “gran forestación” la zona de Río Grande del Sur.

Para sortear las dudas europeas, Dombrosvkis trasladó la víspera a Bustillo la posibilidad de firmar “una declaración política” de compromiso con el medio ambiente por parte de Mercosur, y que se añadiría al acuerdo, algo que el bloque latinoamericano quiere que sea rubricado también por los Veintisiete.

Para Bustillo, la mejor garantía de respetar el espíritu y la letra del Acuerdo de París es precisamente ratificar la asociación estratégica UE-Mercosur, ya que es el “único documento escrito que obliga a todos los miembros, a todas las partes a permanecer” en él y “a implementar las disposiciones de manera efectiva”.

Otro aspecto importante a destacar para el ministro es el “precautorio, que es una concesión histórica de Mercosur, siempre se había negado a concederla”: “Esto permite que la aplicación del acuerdo sea suspendido en caso que los bienes comercializados hubieran sido objeto de un mal tratamiento medioambiental”, explicó.

El “tsunami económico” generado por la pandemia y los cambios en el “tablero geopólitico” aconsejan a la integración, y Mercosur apuesta por la UE, pero si el ansiado acuerdo no llega se dejaran “seducir” por otros bloques o países, como Estados Unidos, Rusia o China, “que golpea todos los días a nuestra puerta”, zanjó.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD