Liberan a más pasajeros de un tren secuestrado en marzo en Nigeria

LAGOS. Los hombres armados que atacaron un tren en Nigeria el pasado mes de marzo, liberaron este viernes a otros cuatro pasajeros, anunció a última hora de ayer uno de los negociadores que dialogaron con los raptores, que aún mantienen retenidas al menos a 23 personas.

Imagen ilustrativa de uno de los trenes de Nigeria, extraida de la página de Corporación de Ferrocarriles de Nigeria (NCR).
Imagen ilustrativa de uno de los trenes de Nigeria, extraida de la página de Corporación de Ferrocarriles de Nigeria (NCR).

“Puedo confirmarles que el viernes a primera hora los secuestradores liberaron a otras cuatro víctimas del ataque al tren, que acaban de salir de mi oficina”, declaró en un comunicado de prensa el editor de periódicos Tukur Mamu, uno de los mediadores del secuestro.

"Dijeron que venían a agradecerme colectivamente los esfuerzos que hice en el pasado para mediar en su favor y para convencer a sus secuestradores de que abandonaran las amenazas de ejecutarlos", agregó.

Según Mamu, las personas liberadas insistieron en que se intensifiquen los esfuerzos para asegurar la liberación de los 23 rehenes restantes, entre los que se encuentran una mujer de 90 años, Mama Halimotu Attah, y su hija de 53 años, Adama Attah Aliyu, a las que se vio en un vídeo reciente difundido por los captores.

Además, el mediador advirtió que el Gobierno y la Asociación Cristiana de Nigeria (CAN) deberían tomar medidas urgentes para garantizar la liberación de la víctima más joven, Azurfa Lois John, de 21 años, ya que los captores planeaban casarla.

"Se dice que uno de los altos mandos está 'enamorado de ella'. Esta importante información debe ser tratada con la urgencia que merece", agregó.

El ataque ocurrió el 28 de marzo pasado contra un ferrocarril que había salido de Abuya, la capital de Nigeria, y se dirigía a la ciudad de Kaduna (capital del estado homónimo) con unos 360 pasajeros.

Inicialmente, la estatal Corporación de Ferrocarriles de Nigeria (NCR) confirmó que se desconocía el paradero de 168 pasajeros y se produjo la muerte de otros ocho.

Más de cuatro meses después de los hechos, las operaciones de negociación y rescate continúan.

El presidente nigeriano, Muhammadu Buhari, reconoció en mayo pasado que se trata de una situación delicada por el temor a que los asaltantes maten a los rehenes.

Los estados del centro y noroeste del Nigeria sufren ataques incesantes por parte de "bandidos" -término usado en el país para nombrar a las bandas criminales que cometen este tipo de asaltos- y secuestros masivos para lograr lucrativos rescates.

La violencia continúa a pesar de las reiteradas promesas de Buhari de acabar con el problema y del despliegue de fuerzas de seguridad adicionales en la zona.

A esta inseguridad se suma la ocasionada desde 2009 por la actividad del grupo yihadista Boko Haram en el noreste y, desde 2015, de su escisión, el Estado Islámico en la Provincia de África Occidental (ISWAP, por sus siglas inglés).

Ambos grupos han matado a más de 35.000 personas y han causado unos 2,7 millones de desplazados internos, sobre todo en Nigeria, pero también en países vecinos como Camerún, Chad y Níger, según datos gubernamentales y de la ONU.

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05

Comentarios

Las opiniones y puntos de vista expresados en los comentarios son responsabilidad exclusiva de quienes los emiten y no deberán atribuirse a ABC, ya que no son de autoría ni responsabilidad de ABC ni de su Dirección ni de Editorial Azeta S.A.