Arranca una innovadora “Hackathon” para proteger a periodistas colombianos

BOGOTÁ. Con propuestas innovadoras que van desde la protección de los datos de los periodistas hasta el envío de alertas a organizaciones sociales cuando reciban amenazas, cuatro grupos de jóvenes iniciaron este sábado en Bogotá una Hackathon para un Periodismo por la Paz, que se celebra en el marco del Festival Gabo y que tiene por objetivo crear una aplicación para mejorar la seguridad de los periodistas colombianos que trabajan en zonas de riesgo y coberturas peligrosas.

Participantes del Festival Gabo 2022 trabajan en el encuentro 'Hackathon' por un periodismo por la paz hoy, en Bogotá (Colombia). Con propuestas innovadoras que van desde la protección de datos hasta alertas a ONG por amenazas, cuatro grupos de jóvenes arrancaron este sábado la "Hackathon para un periodismo por la paz" en el Festival Gabo con el objetivo de crear una app para mejorar la seguridad de la prensa colombiana en zonas de riesgo.
Participantes del Festival Gabo 2022 trabajan en el encuentro 'Hackathon' por un periodismo por la paz hoy, en Bogotá (Colombia). Con propuestas innovadoras que van desde la protección de datos hasta alertas a ONG por amenazas, cuatro grupos de jóvenes arrancaron este sábado la "Hackathon para un periodismo por la paz" en el Festival Gabo con el objetivo de crear una app para mejorar la seguridad de la prensa colombiana en zonas de riesgo.Carlos Ortega

Esta iniciativa, impulsada por la Agencia EFE, la Fundación Gabo y Minsait -compañía del grupo Indra-, en colaboración de la Fundación para la Libertad de Prensa (FLIP), ha convocado a jóvenes periodistas e ingenieros que trabajan de forma colaborativa para ofrecer una solución digital.

En Colombia la violencia contra la prensa no cesa, como quedó de manifiesto el pasado fin de semana con el asesinato de Rafael Moreno, un joven periodista que colaboraba con la organización Forbidden Stories (Historias Prohibidas).

La idea de desarrollar esta hackathon, cuyo ganador recibirá un premio de 2.500 dólares, responde al aumento del riesgo para el ejercicio del periodismo en Colombia, donde según datos de la FLIP, en los cinco primeros meses de este año se registraron 97 amenazas contra periodistas y medios de comunicación.

Además de Rafael Moreno, muerto el domingo pasado en el departamento caribeño de Córdoba, otros dos periodistas, Leiner Montero y Dilia Contreras, fueron asesinados en el departamento norteño de Magdalena el pasado 28 de agosto.

La evaluación de las aplicaciones de la hackathon -que se desarrolla este sábado y domingo en jornadas continuas en el Gimnasio Moderno de Bogotá, sede del X Festival Gabo- se llevará a cabo de manera mixta, a través de un jurado de expertos, y también por votación popular, entre usuarios que previamente pondrán a prueba las soluciones tecnológicas.

Propuestas creativas

Geraldine Imbett, una de las participantes de la Hackathon, es una periodista cuyo equipo postula con una propuesta de “innovación digital en una aplicación que le permite a los periodistas, mediante un mensaje de texto que pueda llegar después por Intranet, avisar de que están en peligro, y que además puedan almacenar el trabajo que estén haciendo” sea cual sea la zona del país donde estén trabajando.

“Es decir, que si están en el Amazonas investigando un caso de corrupción y necesitan archivar el trabajo, no lo guardan en el celular, por si les pasa algo, sino en la nube, para que lo puedan compartir con otras personas gracias a un programa que tenemos directamente para la app” (aplicación), explicó a EFE.

“Este periodismo por la paz y la construcción social que estamos haciendo es para sentirnos un poco más seguros en el momento de trabajar en el campo”, subraya Geraldine Imbett.

En tanto, Laura Poveda, participa con su equipo en la génesis de una aplicación que ofrece a los periodistas diversas alternativas de seguridad.

Periodistas colombianos en contacto con organizaciones civiles

La aplicación brinda a los periodistas la oportunidad de estar informados y no tener que acudir necesariamente a la policía en caso de peligro, sino ponerse en contacto con organizaciones civiles que les pueden ayudar a sentirse seguros, detalla a EFE.

Otra de las propuestas es la del equipo de María Paula Guzmán, que trabaja con tres ingenieros en una aplicación con “la funcionalidad principal de una alerta” y también en otra en la que los periodistas sean avisados de que están adentrándose en una zona de peligro.

“Si todavía no han llegado, pueden acceder a un mapa en el que encontrarán distintos datos históricos sobre violencia en ese lugar y otras informaciones que les permitan comprender la región”, señala a EFE.

El cuarto proyecto, denominado “La Alerta”, corresponde al grupo de Pablo Navarrete, que además de proporcionar herramientas a los reporteros, también despliega una “caracterización” que pueda servir a las entidades que trabajan en la protección de los periodistas para catalogar el nivel de inseguridad en que se desenvuelven.

Herramientas para periodistas colombianos

“También pretendemos poner a disposición de los periodistas una caja de herramientas para situaciones postraumáticas”, agrega.

El panorama de violencia contra la prensa en Colombia “se agrava por la falta de respuesta estatal, rechazo público y procuración de justicia”, señala la Fundación para la Libertad de Prensa en un informe titulado “2022, el periodo electoral más violento contra la prensa en la última década”.

“Sólo en 2021, 760 periodistas colombianos sufrieron ataques de diversa índole por ejercer su profesión”, señala la directora de Estrategia de la Agencia EFE, Soledad Álvarez.

“Detrás de esa noticia, hay un periodista que ha sufrido acoso, violencia o intimidación. En EFE tenemos un firme compromiso con el periodismo de calidad y la libertad de expresión; por eso queremos aportar soluciones a un problema que tristemente se sigue cobrando vidas todos los años”, lamenta Álvarez.

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05

Comentarios

Las opiniones y puntos de vista expresados en los comentarios son responsabilidad exclusiva de quienes los emiten y no deberán atribuirse a ABC, ya que no son de autoría ni responsabilidad de ABC ni de su Dirección ni de Editorial Azeta S.A.