La “Sala de las lágrimas” el lugar más íntimo y solitario

Uno de los momentos más íntimos del cónclave es cuando el elegido como papa se retira a la sacristía de la capilla Sixtina, llamada “de las lágrimas”, para meditar y vestir una de las tres sotanas blancas ya preparadas, antes de presentarse a los fieles.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/XEL4LO52FFHEVAD4CCV42JWP4I.jpg

Tras aceptar -en esta ocasión- ser el 266 sucesor del apóstol Pedro, el cardenal elegido pasará a la pequeña habitación existente a la izquierda del altar mayor de la Sixtina, bajo el “Juicio Final” de Miguel Ángel.

La sacristía es conocida como la “ ala de las lágrimas” por las que han derramado en ella a lo largo de la historia los papas recién elegidos, tal vez por la emoción del momento, la tensión acumulada durante los días del cónclave o el peso que se le viene encima.

La “sala de las lágrimas” está cerrada al público y no forma parte del recorrido de los fieles y turistas que diariamente visitan la Sixtina.

En sus paredes hay numerosos rastros de frescos, pinturas que destacan entre el blanco de las paredes.

Está amueblada con una mesa, sobre la que hay una pequeña imagen de la Virgen con el Niño, y un sofá de terciopelo rojo.

Un gran crucifijo, tipo pastoral, de pie, forma parte de la decoración.

El suelo es de terrazo y conecta con la Sixtina a través de un estrecho pasillo.

Allí, colocadas en un perchero, encontrará tres sotanas, una de talla pequeña, otra mediana y otra grande, así como tres pares de zapatos de diferentes números, la estola y la esclavina roja y otras prendas del ajuar papal (camisas, calcetines...) .

Solo, en silencio, probará las ropas y elegirá las que mejor le queden, mientras lo que pase por su mente en ese momento únicamente él lo sabrá y en la Sixtina los cardenales se preparan para recibirle ya vestido de papa.

Las sotanas y las otras prendas han sido confeccionadas por la sastrería Gammarelli, de Roma, que desde hace años viste a los papas.

Ya vestido de blanco, el nuevo pontífice regresará a la Sixtina, donde será recibido con un largo aplauso por los cardenales, que uno a uno se acercará a presentarle su obediencia.

Mientras, el cardenal protodiácono -en esta ocasión el francés Jean-Louis Tauran- se dirigirá a la logia de las bendiciones de la basílica de San Pedro del Vaticano para anunciar al pueblo de Dios y a la ciudad de Roma que ya hay nuevo papa y obispo de la Ciudad Eterna.

Lo hará siguiendo el ritual “ Annuntio vobi gaudium magnum; habemus papam ” .

El nuevo pontífice, por su parte, abandonará la Sixtina e irá a la capilla Paulina, distante pocos metros, a rezar ante el Santísimo Sacramento.

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05

Comentarios

Las opiniones y puntos de vista expresados en los comentarios son responsabilidad exclusiva de quienes los emiten y no deberán atribuirse a ABC, ya que no son de autoría ni responsabilidad de ABC ni de su Dirección ni de Editorial Azeta S.A.