Qué hacer cuando la alergia a tu mascota no te deja respirar

La alergia a alguna mascota es una reacción a proteínas que se encuentran en las células de la piel, la saliva o la orina de un animal. Los signos de la alergia a alguna mascota son similares a una rinitis alérgica (fiebre del heno), como estornudar y moquear. Algunas personas también pueden experimentar signos del asma, como tener un silbido al respirar o dificultad para respirar. El Dr. David Cháves describe cómo y que hacer para combatirlo.

Los signos de la alergia a alguna mascota son similares a una rinitis alérgica (fiebre del heno), como estornudar y moquear.
Los signos de la alergia a alguna mascota son similares a una rinitis alérgica (fiebre del heno), como estornudar y moquear.GENTILEZA

En los últimos años se ha observado un aumento en la prevalencia de alergia a animales porque cada vez hay más personas que tienen mascotas en su domicilio, sostiene el Dr. David Cháves, neumólogo quien habla del proceso y los agentes que intervienen en ese fenómeno.

Alergia a pequeños animales

Aunque cada vez vemos más alergias a pequeños animales como hámster, cobaya o conejos, también se han encontrado alergias a animales exóticos como iguanas o reptiles, pero los más comunes son el perro y gato, refiere Cháves.

La alergia a las mascotas no es fácil de identificar

A veces, la alergia mascotas no es tan fácil de identificar, dice Cháves. Esto, porque en ocasiones los síntomas pueden aparecer al cabo de varias horas tras el contacto con el animal, y pueden no ser diarios sino intermitentes.

La alergia puede aparecer mucho tiempo después de convivir con el animal por lo que en ocasiones el paciente o la familia no acepta que el animal sea el responsable de sus síntomas.

El pelo no es la causa de la alergia

Según el neumólogo, el pelo del animal, en contra de lo que piensa la mayoría de las personas, no es la causa de la alergia sino las partículas de caspa que contienen los alergenos formados en las secreciones de las glándulas sebáceas y salivales.

Estas partículas pueden permanecer flotando en el aire durante tiempo y al inhalarse ocasionar los síntomas alérgicos.

Por eso cuando un paciente alérgico a un animal va a una casa donde hay animales puede tener síntomas, aunque el animal no esté presente en ese momento y además las partículas de caspa pueden estar presentes en la ropa o el pelo del dueño del animal y producirles síntomas con el contacto.

“También nuestros pacientes pueden tener síntomas cuando van a algún espectáculo de circo o alguna feria de animales” enfatiza.

Alérgicos desarrollan tolerancia a sus mascotas

Algunas personas nos cuentan que sus animales no les dan alergia, pero otras razas sí, comenta Cháves.

Esto podría ser debido a que unas razas pueden desprender más partículas de caspa que otras.

Incluso en ocasiones el contacto mantenido con su propia mascota con el paso de los años puede llegar a inducir una forma de tolerancia presentando cada vez menos síntomas en su contacto.

Cómo combatir la alergia a las mascotas

Existen medidas preventivas que ayudan a combatir la alergia a las mascotas, cada una diferente dependiendo de si es un perro o un gato, un ave, un roedor o cualquier otro animal.

Aunque la solución más efectiva ante un caso de alergia a las mascotas es separarse de ella, en la mayoría de los casos no es una opción aceptada por el dueño, ya que el vínculo afectivo establecido entre ambos suele ser demasiado fuerte para adoptar una medida tan drástica.

En tal caso, pueden adoptarse ciertas medidas preventivas que ayudarán a disminuir la gravedad de los síntomas o a minimizarlos.

Medidas para adaptar la vivienda

  • Las partículas se acumulan fácilmente en alfombras, así como en cortinas y muebles. Es mejor que el suelo sea de parqué o madera, que además es más fácil de limpiar. No obstante, si deseas tener alguna alfombra, debe ser de pelo corto y no demasiado grande para que pueda limpiarse con frecuencia y en profundidad.
  • La tapicería más apropiada para los muebles es el cuero u otro material parecido, ya que los alérgenos se acumulan más en la tela. Otra alternativa sería cubrir sofás, almohadas, sillas y sillones con una funda de plástico.
  • En caso de utilizar aspiradora para limpiar la casa debe estar equipada con un filtro muy potente para que no remueva los alérgenos depositados en el suelo.
  • Utilice purificadores de aire, ya que pueden reducir hasta en un 90% el contenido de alérgenos en el aire.
  • El dormitorio de la persona afectada es la zona que más cuidados requiere. Evite utilizar alfombras, ponga un purificador de aire y no permita que la mascota entre en la habitación.

Medidas especiales con la mascota

Si se trata de un animal con pelo (gatos, perros o conejos) es recomendable bañarlos una vez por semana utilizando un shampoo especial y muy suave, para no dañar su piel. También hay que cepillarlo muy a menudo, fuera de casa, para eliminar el pelo suelto y los alérgenos que se acumulan en él. Si tiene el pelo muy largo, debe cortárselo periódicamente.

  • Evite que se suba al sofá o a los muebles y, siempre que sea posible, no permita que entre en las habitaciones.
  • Después de tocar o jugar con el animal la persona afectada debe procurar no tocarse la cara, los ojos o la nariz, y lavarse las manos en cuanto sea posible.
  • El alérgico no debe dejar que la mascota le lama.
  • Si su mascota vive en una jaula o terrario (roedores, réptiles, arácnidos) debe limpiarlo con mucha frecuencia, sobre todo si el animal orina en ellos.
  • En el caso de los gatos machos, las concentraciones del alérgeno Fed d1 disminuyen notablemente cuando son esterilizados.

“Por último, consulta con el alergólogo si existe algún tratamiento contra la alergia que pueda ayudarte” finaliza.

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05