¿Me hablan mis perros y gatos?

Según el Dr. veterinario Raúl Tuma nuestras mascotas como el perro o un gato nos hablan, se comunican. “Las personas que tiene en sus casas uno o varios perros pese a que dicen que los animales no pueden comunicarse con nosotros si lo hacen. No hay un dueño que no diga “lo único que le falta a mi perro es hablar”.

Los perros se comunican con sus propietarios y lo hacen a través de sus gestos ya sea de alegría, de dolor de algún interés especial.
Los perros se comunican con sus propietarios y lo hacen a través de sus gestos ya sea de alegría, de dolor de algún interés especial.gentileza

Los perros y los gatos nos “hablan” a través de sus gestos ya sea de alegría, de dolor de algún interés especial, o inclusive de defensa hacia a sus propiedades.

Hablamos también del ladrido, pudiendo diferenciar cuando un perro ladra de alegría, cuando esta frente a su correa para pedir paseo, ante la heladera o alacena para pedir sus croquetas.

El veterinario Raúl Tuma dice que no solo los perros se manifiestan con sus ladridos sino también con las orejas y ello es muy característicos cuando algo llama su atención, cuando sienten un peligro inminente las orejas bien paradas y con la apertura hacia delante y próximos a morder si se sienten agredidos.

O mantienen perfil bajo cuando no hay algo que les llame la atención sin ningún movimiento de sus orejas.

Perros frente a una persona extraña y los gatos “hablan a su manera”

“Cuando el perro está frente a una persona extraña y ladra estando en compañía del dueño, habría que tranquilizarlo con unas palmaditas y alguna frase célebre como tranquilo, es amigo etc”, explica el profesional.

“Los gatos hablan a su manera con sus gestos, sus miradas, sus maullidos lo que se traducen muchas veces sobre su estado de ánimo o lo que nos piden. Cuando un gato nos habla nos dice muchas cosas, o que le prestemos atención, o que le sirvamos su alimento o que lo levantemos”.

Raúl Tuma señala que también “cuando nos ausentamos por un tiempo, los maullidos se suceden, señal que nos extraña y que lo dejamos solo. Esos maullidos se suceden sin parar en signo de protesta”.

“De la misma manera ellos maúllan, ronronean, sisean o gruñen para demostrar hambre, miedo, frío o sed”.

Nos comenta Tuma que a veces los gatos maúllan o arañan las puertas tanto para salir de una pieza o entrar y sucede a menudo en el dormitorio.

“El ronroneo y el amasijo del gato es algo muy especial que denota que están relajados, y felices y demostrando con ello su cariño gatuno. Si después de todo esto decimos que nuestros perros o gatos nos hablan estamos en lo cierto”, concluye.

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05

Comentarios

Las opiniones y puntos de vista expresados en los comentarios son responsabilidad exclusiva de quienes los emiten y no deberán atribuirse a ABC, ya que no son de autoría ni responsabilidad de ABC ni de su Dirección ni de Editorial Azeta S.A.