La mordida del pitbull es considerada peligrosa; no así la raza, recuerdan

La doctora Jazmín Marecos indicó que los perros de pitbull son “mal etiquetados” con una presunta agresividad o peligro, sosteniendo con ello que lo peligroso en torno a esta raza es la mordida que pueden dar. Al respecto, la veterinaria precisó que si estos animales reciben una buena educación ya desde cachorros, ellos no tendrían inconvenientes en adaptarse a niños o familias enteras.

Este es un ejemplar de raza pitbull. Una niña está  internada en un hospital de Ciudad del Este por mordidas de esta especie.
Un ejemplar de raza pitbull.Archivo, ABC Color

La veterinaria Jazmín Marecos habló sobre los perros pitbull, explicando que estos canes pueden llegar a tener una “mala fama” ante una agresividad “mal difundida”, sin embargo, detalló que el comportamiento del can va relacionado directamente a la educación que recibieron mientras aún eran cachorros.

“Esta raza no es peligrosa, en cuestión de genética es muy inteligente y territorial. Pero su mordida sí es etiquetada como peligrosa considerando la fuerza que tiene”, manifestó.

Con esto, la doctora señaló que la mordida de este perro puede provocar heridas de consideración, destrozar huesos o en algunos casos, hasta ser fatal.

“Dependiendo del tamaño de la persona que comienza a morder, puede llegar a ser fatal. Ellos no sueltan fácilmente”, reiteró.

¿Qué hacer en caso de ser atacado?

Pese a que “suene violento”, la misma doctora resaltó que en caso de un ataque por parte de un perro de esta raza, lo “más práctico” es llegar a apretar su cuello con el collar, una correa o un cinto, ya que le faltaría oxígeno y por ello dejaría de morder para comenzar a respirar.

“Pegarle hará que se ponga más violento, no podemos derramarle agua o asustarle con el diario porque todo eso va a empeorar la situación. Mientras más agresividad uno muestra, más violento será y hay riesgo de que ataque a otra persona”, especificó.

Convivencia con niños

Incluso, Marecos aseguró que los pitbulls pueden adaptarse e incluso convivir “sin problemas” con niños o adultos mayores si es que recibieron la atención correspondiente durante la crianza.

“Se adaptan a las familias, todo por la educación que ellos reciben. Deben socializar desde pequeños porque ahí ya se puede ver cómo reaccionan”, precisó, recomendando que el cachorro pueda ir “socializando” con niños y otros perros ya desde que tengan dos meses y medio de vida.

“A los seis o siete meses puede existir un riesgo ya que no se sabe cómo podría reaccionar. Podría atacar si los dueños no fueron responsables en su crianza”, sostuvo.

También la doctora resaltó que nunca los niños deben estar solos con los perros -de cualquier tipo- ya que hasta un perro chico también puede provocar lesiones.

“La criatura quiere jugar y no mide lo que hace. Puede hacerle perder la paciencia al perro y ahí ser atacada, si es un perro grande, puede ser hasta fatal”, finalizó.

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05

Comentarios

Las opiniones y puntos de vista expresados en los comentarios son responsabilidad exclusiva de quienes los emiten y no deberán atribuirse a ABC, ya que no son de autoría ni responsabilidad de ABC ni de su Dirección ni de Editorial Azeta S.A.