Recortes desnudan derroches millonarios habituales en la Corte Suprema

El nuevo presidente de la Corte Suprema de Justicia, Eugenio Jiménez, dispuso una serie de recortes al presupuesto vigente de este año, que totalizan casi G. 13.200 millones, los cuales estaban destinados a pagar gratificaciones para los propios ministros, bocaditos, regalos y otros gastos prescindibles.

Fachada del Palacio de Justicia.
Fachada del Palacio de Justicia.ABC COLOR

La millonaria suma denota la cantidad de dinero que anteriormente se derrochaba -y que se tenía previsto también este año- en gastos superfluos. Desde millonarias asignaciones en concepto de “gastos de representación”, hasta los conocidos regalos, bocaditos y flores y las horas extras figuran entre los rubros a ser recortados hasta fin de año.

Los recortes también afectarán a las contrataciones de nuevos funcionarios y horas extras, donde se recortarán hasta fin de año unos G. 6.600 millones. También se desvinculará desde el próximo mes a unos 12 funcionarios ya jubilados que cobran altos salarios, lo que totalizaría unos G. 300 millones menos.

También se recortarán a la mitad los gastos de representación y responsabilidad en el cargo a los miembros del Consejo de Administración Judicial y a unos 32 funcionarios en edad de jubilación. La poda implicará unos G. 948 millones.

PUBLICIDAD

También se le quitarán los bonos de combustible a excepción de los vehículos oficiales, a los cuales igualmente se racionalizarán las cuotas del carburante. En ese sentido, lo que se dejará de gastar serían unos G. 249 millones.

Para las famosas flores, adornos, regalos y bocaditos se recortarán unos G. 295 millones, al igual que se dejarán de pagar por los celulares de los directores unos G. 25 millones. También se estableció que como máximo se gaste el 75% de lo que se tenía previsto para viáticos, otorgándolos solamente en casos justificados. Ese es uno de los montos más importante, ya que implicaría dejar de gastar unos G. 1.205 millones.

Otros rubros que prácticamente se anularán serán los rubros para “Capacitación y adiestramiento” así como el de las “becas” para funcionarios, donde en ambos ítems se pretende recortar más del 90% de presupuesto, dejando de usar unos G. 1.784 millones.

En la nómina no figuran los millonarios gastos de privilegio para los funcionarios del Poder Judicial, como ser el seguro médico privado, entre otros.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD