Habrían matado a la familia “para borrar las evidencias”

El fiscal Andrés Arriola, investigador de cuádruple asesinato, refirió que la hipótesis de la Fiscalía es que los propietarios de la estancia y los niños llegaron de sorpresa, por lo que al ser descubiertos, los abigeos decidieron asesinarlos “para borrar evidencias”.

Vicente Ramírez, capataz de estancia Taguato.
Vicente Ramírez, capataz de estancia Taguato.ABC COLOR

El investigador relató que los niños habían ido a pasar unos días de vacaciones con sus abuelos, y pernoctaron en Filadelfia el lunes, para posteriormente llegar al establecimiento el martes.

“Incluso al llegar contactaron con sus padres y avisaron que estaban bien. El miércoles ya no se tuvo contacto. El capataz de la estancia les envía un mensaje a los familiares y les dice que están todos bien, pero que en el sitio no había señal y les argumentó que él había tenido que subir al techo para enviar ese mensaje. El jueves envió el mismo mensaje y desde el viernes ya no hubo comunicación, entonces solicitaron a un vecino que vaya a ver qué estaba pasando. El vecino va y no encuentra a nadie”, continuó comentando el fiscal.

Ya sospechando por lo extraña que era la situación, los familiares inmediatamente viajaron al Chaco y pidieron acompañamiento policial. Al llegar al lugar encontraron que se había hecho un llamativo lecherado sobre una cámara séptica. “Entonces, el padre de los niños removió un poco el cemento y ya fue hallado uno de los cuerpos”, contó el fiscal Andrés Arriola.

PUBLICIDAD

El agente cree que la motivación principal del crimen fue haber sido descubiertos en pleno robo del ganado. “Una de las hipótesis que tenemos es que los dueños de la estancia, junto con los nietos, habrían llegado de sorpresa mientras los delincuentes estaban robando, y como ya tenían el ganado en el corral, no se quisieron echar atrás y para borrar evidencias ya que fueron descubiertos, tuvieron que asesinar a los cuatro”, explicó el agente del Ministerio Público.

Hacía solo tres meses que el capataz había entrado a trabajar la estancia. Es más, los familiares no sabían quién era, por eso fue muy difícil llegar a él. Solamente el difunto, el propietario del establecimiento, manejaba el nombre, relató el fiscal.

El capataz, de nombre Vicente Ramírez, vivía en la hacienda con su pareja y tres hijos. El capataz no tiene antecedentes y es oriundo de Capiatá. Ya hubo otros robos parecidos hace cuatro meses en la zona, en los cuales se llevaron animales de otros establecimiento, con un modus operandi similar.

Esta tarde la Policía logró capturar en Cruce Pioneros, Chaco, a Carlos Leonor y José Rosa Vera Medina, ambos hermanos, supuestos autores intelectuales y materiales del cuádruple crimen, según el capataz.

Lea más: Policía detiene a los principales sospechosos del cuádruple homicidio

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD