Cae banda que presuntamente secuestró y mató a estanciero

La gavilla que el 26 de julio pasado presuntamente secuestró y después ejecutó a un estanciero brasileño en Capitán Bado fue desarticulada por la Policía este domingo, en la misma zona del país.

Enrique Galeano Barrios, Nelson David Frutos Ovelar y Fabio Diosnel Frutos Ovelar.
Enrique Galeano Barrios, Nelson David Frutos Ovelar y Fabio Diosnel Frutos Ovelar.ABC COLOR

Se trata del grupo que presuntamente secuestró a Dilson Bello dos Santos (59), a su esposa Librada Romero Duré (paraguaya, 45 años) y al hijo de ambos, Edison Bello Romero (26), aunque también había sido llevado por los delincuentes el capataz de la finca familiar, Junior Godoy (18).

Nota relacionada: Banda que ejecutó a estanciero sería la misma que asesinó a un comisario

Según datos preliminares, al menos tres de los autores materiales fueron capturados y, además, se recuperaron las armas utilizadas.

Los aprehendidos son Enrique Galeano Barrios, paraguayo, soltero, de 29 años de edad; Nelson David Frutos Ovelar; y Fabio Diosnel Frutos Ovelar, alias Largo, quienes no cuentan con cédulas de identidad.

El procedimiento estuvo encabezado por el Jefe del Departamento de Antisecuestro de Personas, Crio. Nimio Abel Cardozo, y el fiscal Unidad Especializada en Antisecuestro-Antiterrorismo, Javier Ibarra.

El estanciero brasileño Dilson Bello dos Santos (59) fue secuestrado con su familia en la jurisdicción de Capitán Bado el pasado 26 de julio. Fue ejecutado con un tiro en la cara mientras estaba atado de pies y manos con un pedazo del cinturón de seguridad de su camioneta, que los delincuentes habían cortado cuando lo secuestraron.

Junto al ganadero fueron secuestrados su esposa y el hijo de ambos, y el capataz de la estancia. El hijo del matrimonio posteriormente fue dejado libre con la exigencia del pago de US$ 100.000 para la liberación de sus padres.

Agentes de la Policía Nacional se desplazaron en helicóptero hasta la zona del plagio, y volaron muy cerca del improvisado campamento de los secuestradores, quienes se dispersaron por el monte. Esa situación fue aprovechada por la esposa y el capataz, quienes lograron escapar. Ya en la comisaría, el empleado de la estancia relató que cuando huían llegó a ver que uno de los criminales ejecutó a su patrón.