Vapeadores, una moda que puede ser dañina para la salud

El Dr. Guillermo Sequera, director de Vigilancia de la Salud, sostuvo que aún no se pueden sacar conclusiones determinantes acerca del efecto de los vapeadores sobre la salud, aunque confirmó que causan daños en partes del sistema respiratorio. Las alarmas se encendieron cuando en las últimas semanas se reportaron, en los Estados Unidos, varios casos de personas que fallecieron como consecuencia del uso de estos dispositivos. Además, consideró que su uso representa una moda que concede estatus económico.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/IB4VB5SD4VDLZAPOGQ6GQ6JHUM.jpg

Sequera recordó que los vapeadores fueron inventados, inicialmente, a finales de la década pasada, para que las personas dejen de fumar cigarrillos, pero que ahora cumplen una función totalmente distinta. Afirmó que el 90% de las personas que vapean nunca fumaron un cigarrillo anteriormente.

Lea más: La nueva moda: fumar y vapear “a dos manos”

“El fin del vapeador es el de darle nicotina a la persona, pero ir bajando esa dosis paulatinamente, sin las altas cantidades de alquitrán y todo lo del cigarrillo común por combustión. Simula un humo que estás aspirando y te da una dosis de nicotina”, detalló.

Sin embargo, en los últimos cinco años, el vapeador tomó otra connotación y función. Sequera recordó que en los años ‘20 del siglo pasado fumar cigarrillos era una connotación de estatus y esa es la función del vapeador en la actualidad, solo que aún se desconocen las consecuencias para la salud. Hizo un paralelismo e indicó que en el caso del cigarrillo recién se supo lo dañino que era unos 50 ó 70 años después de su uso frecuente.

Lea más: No más vapes para menores: proyecto regularía el uso del cigarrillo electrónico

“(Los vapeadores) son dispositivos para dejar de fumar. ¿Qué pasó en los últimos cinco años? En los últimos cinco años se sofisticó un poco esto. Se le dio un toque más ‘cool’ también, vieron como un nicho económico las grandes industrias tabacaleras. Mucha gente cree que el vapeador compite con el cigarrillo, pero las grandes industrias tabacaleras, la BAT (British American Tobacco), la Phillip Morris, empresas internacionales, están viendo que el consumo de cigarrillo a nivel global está disminuyendo, está pasando de moda fumar cigarrillo”, sostuvo.

“La gente joven está dejando de fumar realmente. ¿Quiénes son los que siguen fumando? Los adultos que fumaban antes. A esos no les vas a sacar el cigarrillo. Pero los jóvenes, inclusive un poco a nivel global, hay mucha lucha contra ello (...) Estamos viendo que el 90% de los que fuman vapeadores hoy no fumaban cigarrillos antes. No está fumando (vapeando) para dejar de fumar cigarrillos, y la industria sabe bien eso”, añadió.

En relación a las personas que fallecieron en las últimas semanas en los Estados Unidos supuestamente por usar vapeadores, dijo que esos casos son especiales porque usaron aceite de marihuana para inhalar.

“Lo que estamos viendo en los Estados Unidos es gente que estaba muriendo. Eso sí llamó la atención, pero ¿qué pasó allí? Los norteamericanos que murieron, estos nueve a diez casos estaban poniendo aceite de cannabinol, aceite de marihuana, y este tipo de aceite, cuando se aspira, genera una neumonía lipídica, que es lo que causa la muerte”, explicó.

“Estamos aprendiendo con el vapeador, hay muchas evidencias que no son claras todavía. Sabíamos que producía daños a nivel de las células, todos los bronquios, los alvéolos, que son las unidades de intercambio de oxígeno. Hay un daño a nivel de las células allí, pero a largo plazo no sabemos porque recién se está empezando a fumar (...) Hay muchos intereses comerciales detrás de esto. Hay que tomar con precaución. No quiero decir que el vapeador es Satán, pero tampoco quiero decir que es inocuo”, concluyó.

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05

Comentarios

Las opiniones y puntos de vista expresados en los comentarios son responsabilidad exclusiva de quienes los emiten y no deberán atribuirse a ABC, ya que no son de autoría ni responsabilidad de ABC ni de su Dirección ni de Editorial Azeta S.A.