Fallo histórico: condenan a 25 años de cárcel por crimen de odio a persona transexual

El Tribunal de Sentencia condenó a Blas Enrique Amarilla Bobadilla a 25 años de prisión por homicidio doloso de una persona transexual conocida como Ramonita. El fallo se constituye en histórico al ser el primero en condenar la muerte de una trans.

Fallo histórico: condenan a 25 años de cárcel por crimen de odio a transexual.
Fallo histórico: condenan a 25 años de cárcel por crimen de odio a transexual.

Blas Enrique Amarilla Bobadilla ayer fue condenado a 25 años de pena privativa de libertad por el tribunal de sentencia presidido por el juez Julio César López, e integrado por los miembros titulares Gladys Bernal y Juan Carlos Rocholl. Amarilla fue acusado por la fiscala Ana Girala, quien presentó varios elementos probatorios en su contra, durante el juicio oral que se llevó a cabo en Luque.

Lea más: Exigen justicia por muertes de personas trans

La víctima fatal fue identificada, según sus documentos de identidad, como José Lorenzo Vargas Florentín, pero era una persona transexual de nombre Ramonita (28). Según los antecedentes, recibió varias heridas de arma blanca en el cuerpo, y fue encontrada en la vía pública y trasladada al Hospital de San Lorenzo, pero no soportó y falleció en el sitio, en el 2017.

El 15 de octubre de ese año el Ministerio Público se constituyó en la morgue de la ciudad de San Lorenzo, a fin de realizar las inspecciones correspondientes y levantar evidencias.

Nota relacionada: Denuncian torturas a trans

El informe del médico forense dio a conocer que el cuerpo de la persona fallecida recibió varias heridas profundas de arma blanca en ambas costillas, otra en la línea axilar izquierda, que le generaron un shock hipovolémico, lo que le causó la muerte.

La fiscala Ana Girala concluyó que el crimen fue por odio, es decir, por el simple hecho de que la víctima era transexual. El autor actuó sin mediar palabras. Girala acotó que el homicida manifestó al psicólogo y psiquiatra que “no le gusta esa clase de gente, y tampoco su presencia en la calle”, como motivo del asesinato.