Feminicidio en Limpio: ante contradicciones, interrogarán a vecinos

Los vecinos y la hija menor de la mujer de 42 años que falleció el lunes tras complicaciones que derivaron de un golpe presumiblemente por parte de su marido deberán prestar declaraciones para esclarecer los hechos. La hija mayor intentó defender a su padre y negó la agresión.

Presunta víctima de feminicidio.
Gloria María Cáceres Araújo de Cáceres, presunta víctima de feminicidio.Foto Gentileza

El fiscal Luis Chamorro brindó los pormenores de la muerte de Gloria María Cáceres Araújo de Cáceres (42), presunta víctima de feminicidio. Destacó primeramente que realizó su denuncia sobre una agresión familiar producida por su marido, específicamente un golpe en la nariz. “Fue dada de alta con Diclofenac. A simple vista, no refería una lesión grave, pero sí, la denuncia era de violencia y maltrato”, agregó.

Aseguró que se tomaron las medidas de protección necesarias, como orden de alejamiento del hogar, y la víctima fue asistida por el Ministerio de la Mujer. No obstante, cinco días después, acudió al Hospital de Clínicas, donde se constató que padecía leucemia y que el golpe le había producido una hemorragia intracraneal que, debido a su grave enfermedad, fue fatal.

El fiscal destacó que ni siquiera la afectada sabía que padecía leucemia, pero el informe preliminar del forense confirmó que el traumatismo producido en la parte trasera del cráneo fue fatal. Con esa prueba, el marido, Hermes Cáceres Gauto (45), fue imputado por presunto feminicidio y ya se encuentra recluido en Emboscada.

Nota relacionada: Mujer muere tras agresión del marido

PUBLICIDAD

Contradicciones

Chamorro destacó que la hija mayor de la pareja desvirtuó la denuncia de la madre alegando que fue esta quien le pegó a su marido, motivo por el cual ahora deberán tomar declaraciones de los vecinos y la hija menor, quien será entrevistada por un psicólogo en la Cámara Gessel.

Con esas declaraciones, se buscará comprobar las declaraciones de otros familiares quienes señalaron que, pese a que no había denuncias formales, las agresiones eran constantes.

En ese sentido, destacó que es común que familiares de las víctimas intenten defender al agresor e incluso las propias mujeres se retracten constantemente de sus denuncias por violencia. “Lo que se hace siempre es convocarla a reuniones con el psicólogo para que ella pueda abrirse y contar la verdad, pero muchas veces no acuden, abandonan el caso y nos quedamos sin nada”, lamentó.

PUBLICIDAD

El fiscal señaló que cada semana recibe al menos cinco denuncias por violencia familiar, aunque en muchas ocasiones la cifra llegó a siete.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD