Policía acusado de abuso sexual se encuentra prófugo

SAN JUAN NEPOMUCENO. El suboficial Arcilio Ramos, denunciado en la tarde de ayer por supuesto abuso sexual en contra de una menor de edad, se encuentra prófugo. El uniformado se desempeñaba como el titular de la comisaría de la compañía San Francisco de esta localidad caazapeña.

Arcilio Ramos Miranda, acusado de abuso sexual por una menor de edad.
Arcilio Ramos Miranda, acusado de abuso sexual por una menor de edad.

Una adolescente de 17 años denunció ayer ante la Policía y la Fiscalía haber sido abusada sexualmente por el jefe policial de la comisaría de San Francisco, compañía de San Juan Nepomuceno.

Lea más: Denuncia contra jefe policial por supuesto abuso sexual durante controles por cuarentena

Tras la denuncia, la fiscala de San Juan Nepomuceno Gladys Giménez ordenó la detención del uniformado, y aseguró que una vez que este sea detenido, presentará imputación por coacción sexual y violación.

El jefe de orden y seguridad de la Policía Nacional del departamento de Caazapá, comisario Julio Alvarenga, al ser consultado sobre la denuncia, dijo que ya recibió la orden de captura contra el uniformado y que ya le ordenó presentarse ante la comisaría jurisdiccional para ponerse a disposición de la justicia. Hasta ahora, Ramos no acató la directiva de su superior.

Datos provenientes de la ciudad de Caazapá, donde el agente reside, dan cuenta de que el policía acusado de violación ya se dio a la fuga pese a que ayer negó categóricamente, en comunicación con esta corresponsalía, ser responsable de la supuesta violación.

La joven denunció haber salido en la noche del domingo último con su novio, pero fue capturada por un grupo de agentes policiales que patrullaba la zona. El novio, que acompañaba a la denunciante, quedó detenido en la dependencia policial por transgredir el decreto presidencial de cuarentena. La menor, entretanto, fue supuestamente alzada en la patrullera policial, conducida por el propio suboficial Ramos, para ser llevada hasta la casa de su abuela, ubicada a cinco kilómetros de la sede policial. En el trayecto, cuando pasaban por un lugar descampado, el efectivo policial presuntamente bajó a la menor de edad del vehículo para abusar sexualmente de ella, y sin ningún tipo de protección. La joven señaló que fue obligada, ya que el policía le apuntaba con su arma.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD