Imputan a mujer que habló de “entregar el virus en delivery” en Twitter

La fiscala de la Unidad de Delitos Informáticos, Irma Llano, informó que imputó a la mujer que amenazó en sus redes sociales con contagiar de coronavirus a su regreso de Brasil. La viajera fue imputada por amenaza de hecho punible, y se expone a pena privativa de libertad de tres años o multa.

Imputación a mujer por publicación en Twitter
Imputación a mujer por publicación en Twitter

La agente Irma Llano de la Unidad Especializada de Delitos Informáticos formuló imputación contra Ruth Diana Aranda Orué (34) por la supuesta comisión de amenaza de hecho punible (según el artículo 235 del Código Penal) referente a hechos punibles contra la seguridad de la convivencia de las personas.

Esto, debido a que la mujer había publicado en su cuenta de redes sociales (Twitter), en fecha 26 de marzo último, un comentario alusivo al COVID-19, el cual causó zozobra y preocupación a las personas, atendiendo la situación que atraviesa el país respecto a la pandemia.

El mencionado posteo refirió lo siguiente: “Y si pudiera me quedaría realmente, pero vamos a entrar y encima todos juntos y contagiados te vamos a entregar el virus en delivery, así que fuerza para lo que se viene”.

De acuerdo a las investigaciones, se constató que la mujer ingresó al país, procedente de Brasil, y que fue destinada a una casa de retiro para el aislamiento sanitario.

La fiscala Irma Llano expresó en contacto con ABC Cardinal que la imputada se expone a una expectativa de pena de tres años o multa.

Atención con estafa en redes

En otro orden de cosas, refirió que se están dando muchos casos de estafa en las redes sociales, por parte de inescrupulosos que se aprovechan de las personas que desean acceder a la ayuda alimentaria que brindará el gobierno.

“Muchas personas han completado datos, de ahí derivan estos datos a sus correos, y acceden a códigos de acceso. Están habiendo casos de acceso indebido”, comentó la investigadora.

La agente Llano encargó a la población no caer en la trampa de brindar claves personales por teléfono, por más que las personas que llamen les aseguren que son de su telefonía proveedora de servicios, y les den datos personales que les hagan parecer que el trámite es legal.

“Jamás dar el código de acceso, bajo ningún argumento. Si les dicen que son de su proveedora telefónica, cortan y vuelven a llamar a su telefonía y preguntan. En muchos casos saben nuestros datos personales porque somos funcionarios por ejemplo, y es muy fácil. El hecho de que sepan nuestra identidad no tiene que ser suficiente para que pasemos a dar más información”, instruyó la fiscala.