Mario Abdo acompañó hoy revisión técnica del horno de la Senad para usarlo como crematorio

En medio de la crisis por la pandemia del COVID-19, el presidente de la República, Mario Abdo Benítez, visitó hoy las instalaciones de la Secretaría Nacional Antidrogas (Senad) y encabezó una revisión técnica del horno pirolítico, que podría ser utilizado como crematorio, según lo afirmó el ministro Arnaldo Giuzzio.

Horno de la Senad podría ser utilizado como crematorio
Horno de la Senad podría ser utilizado como crematorioGentileza

Consultado acerca del motivo de la visita del presidente a la Senad y la revisión del horno, Arnaldo Giuzzio, ministro Antidrogas, dijo que se adelantan a posibles situaciones que se puedan dar durante la crisis por la pandemia del COVID-19. “Creo que una de las características del Presidente es el de ser previsor. Nos sorprendió a todos cuando nos dijo que quería ir a visitar las instalaciones, previendo, anteponiéndose a muchos eventos futuros”, manifestó.

Giuzzio comentó que acompañaron al Presidente junto con los técnicos que instalaron el horno pirolítico y algunos médicos, como el doctor Pablo Lemir. “Siendo honestos, el horno está preparado para usar como crematorio. Tiene las condiciones técnicas para ser utilizado para ese fin”, indicó.

Lea más: COVID-19: Se endurecen los controles de las calles

PUBLICIDAD

Giuzzio dijo que tendrían que hacerse algunos ajustes técnicos al horno, pero que eso será rápido. “Es un horno que está en funcionamiento. Lo que sí es que ya se pueda utilizar para quemar basura patológica”, explicó.

Además, alegó que las verificaciones se realizan en el marco de previsión de todos los aspectos de la crisis por la pandemia del COVID-19, teniendo como ejemplo a situaciones por las que ya atravesaron otros países. “Estamos preparados para lo peor, pero esperando siempre lo mejor”, indicó.

“El ciudadano tiene que ser consciente de que eso se va a tener que utilizar en un momento si es que sigue desoyendo la recomendación del aislamiento social, de no salir de casa. Hay demasiadas experiencias extranjeras que nos muestran cómo el Estado ya no puede disponer del cadáver y la familia tiene que encargarse”, afirmó.

Giuzzio se refirió a los hechos que se registraron en Ecuador, donde el sistema de salud colapsó y el Estado ya no dio abasto para encargarse de los cadáveres de las víctimas del COVID-19, por lo que las familias tuvieron que quemar a sus muertos en las calles.

PUBLICIDAD

En nuestro país, hasta el momento existen 96 casos confirmados de coronavirus, 3 fallecidos y 6 recuperados.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD