A un año del primer caso de covid-19, el virus continua causando estragos

El 2020, un año que empezó en nuestro país como cualquier otro, pasará a la historia como el año en que la pandemia del Covid-19 dio la vuelta al mundo y cambió nuestro modo de vida. A un año del primer caso reportado en Paraguay, el virus ya le costó la vida a más 3.200 compatriotas y se registran oficialmente más de 160.000 casos. La enfermedad avanza y, aunque el futuro todavía se ve incierto, su contención pasa por el estricto cumplimiento del protocolo sanitario sumado a la inmunización de un pueblo que esperanzado aguarda el momento de retornar a la normalidad.

El Hospital Nacional vuelve a mostrarse saturado de pacientes polivalentes y covid, principalmente en la Urgencias Adultos.
El Hospital Nacional saturado de pacientes polivalentes y covid, principalmente en la Urgencias Adultos.Archivo, ABC Color

A finales del 2019, cuando las primeras informaciones daban cuenta de la aparición de un peligroso y desconocido virus en China, el pueblo paraguayo veía lejano el tiempo en que la enfermedad cruzara nuestras fronteras. Sin embargo, tras las primeras noticias internacionales y su incontenible propagación, el Gobierno paraguayo anunció el primer caso registrado del SARS-CoV-2 un día como hoy, pero hace un año.

Aunque los primeros casos sospechosos de coronavirus en nuestro país datan de finales de enero del 2020 -en su mayoría de connacionales viajeros que retornaban al territorio- el Ministerio de Salud Pública (MSPBS) comunicó el primer infectado del virus un 7 de marzo del 2020. Antes de esta fecha, el Gobierno había tomado como primera medida la decisión de recabar datos de pasajeros que hubieran viajado a China y otros países asiáticos cercanos o con casos confirmados de Covid-19 y posteriormente, en febrero, se decidió proceder a la suspensión de las visas a los ciudadanos provenientes de China Continental y se declaró al país en alerta máxima debido a los primeros enfermos en Brasil.

Además, en ese momento, Paraguay enfrentaba una de las peores epidemias de dengue, por lo que existía un gran temor de que colapsara el precario sistema de salud del país si no se tomaban medidas urgentes.

Fue así que tras reportarse el primer infectado del virus, un hombre de 32 años residente en San Lorenzo que llegó por aire desde Ecuador y solo tres días después cuatro casos más, el Gobierno nacional asumió la postura de adoptar estrictas medidas sanitarias para evitar la circulación comunitaria.

Desde el 11 de marzo Paraguay procedió a suspender las clases presenciales en todos los niveles educativos, así como la prohibición de todas las actividades que implicarán la aglomeración de personas, ya fuesen eventos públicos o privados.

En aquel entonces, las noticias internacionales que mostraban hospitales saturados y miles de muertos en países asiáticos, así como en Italia, España, Francia y otras regiones de Europa, lograron instalar el temor en la ciudadanía paraguaya, que no dudaba en denunciar cualquier incumplimiento sanitario y solicitaba al Gobierno aplicar las medidas más estrictas para que el virus no se instale y se propague a nivel país.

Con el correr de los días y el aumento de casos, las decisiones se fueron endureciendo tras el decreto N° 3.456 del 16 de marzo, mediante el cual se declaró Estado de Emergencia Sanitaria en toda la República del Paraguay.

A un año de aquel episodio, algunas restricciones impuestas para evitar la circulación del virus siguen presentes, como la prohibición de circulación de 00:00 a 05:00, la venta de bebidas alcohólicas en ese mismo horario y la imposibilidad de concentración de más 100 personas en cualquier evento, que además, debe ser de un máximo de 4 horas.