En el día del aborigen americano los Ava Guaraní de Villeta exigen mejor atención y acceso a la casa digna

VILLETA. En el día del Aborigen Américano (que se recuerda hoy) la parcialidad Ava Guaraní de la comunidad Takuapumirï de la ciudad de Villeta exigió al Instituto Nacional del Indígena (INDI) la urgente necesidad de titular el predio que ocupan para poder exigir una casa digna, salud y educación. Además la personería jurídica. Los líderes lamentaron el total estado de abandono del gobierno.

Ritual de los Avá Guaraní de la comunidad Takuapumirï de la ciudad de Villeta en el día del aborigen americano
Ritual de los Avá Guaraní de la comunidad Takuapumirï de la ciudad de Villeta en el día del aborigen americano

Una casa digna, atención médica y una buena educación y formación de los niños indígenas exigen los Avá Guaraní, instalados en la compañía Guasu Corá de este distrito.

Esta comunidad fue instalada en la zona hace 9 años y son procedentes de diferentes puntos del país, especialmente del norte, como San pedro y Capitán Bado, y exigieron ayer la necesidad de titulación del predio en donde se encuentran y la personería jurídica.

“En este día especial pedimos al Indi la titulación y la entrega del terreno a toda la comunidad y que se realice los trámites administrativos pertinentes para el reconocimiento de nuestra personería jurídica, porque queremos mejorar nuestro sitio”, expresó el líder de la comunidad, Francisco Montiel.

Dijo que necesitan una escuela para que los niños puedan estudiar, alimentos, medicamentos y una casa digna para las familias, al tiempo de agregar que los nativos pueden cultivar la tierra, pero que carecen de semillas.

Agregó que cada tres meses, aproximadamente, reciben alimentos del Indi y la mayoría de las familias se dedican a la artesanía, la caza y la pesca para poder sobrevivir y esperan que las autoridades apoyen para preparar el suelo para cultivarla.

Igualmente la comunidad precisa de un templo en donde puedan realizar su culto y ritos al creador, actualmente lo realizan bajo un precario y pequeño techo.

“Nosotros también somos paraguayos y gente trabajadora, pero carecemos de todo y exigimos la ayuda de las autoridades, queremos labrar la tierra, pero precisamos de una maquina para remover el suelo de una a dos hectáreas y sillas para sembrar”, expresó Montiel.

Igualmente lamentó que llegan hasta la comunidad autoridades de la gobernación de Central y hasta parlamentarios que conocen sus necesidades, pero que nada se concreta y siguen viviendo en total olvido y en humillantes condiciones.

Pidió además la visita de médicos o enfermeros para chequear a los pobladores, especialmente a los niños.