HC olvida su pacto con la izquierda y la sangre que tiñó la enmienda mau

Molesto por haber perdido casi toda influencia en el Senado, Horacio Cartes fustiga contra los colorados que lo abandonaron y vincula al Frente Guasu con secuestros y violencia social. Pero olvida que en el 2017 pactó con estos sectores para impulsar su enmienda que se tiño de sangre.

https://cloudfront-us-east-1.images.arcpublishing.com/abccolor/EDWUWDQRHBE3FCOTHQV5G5XFSY.jpg

En marzo de 2017, el entonces presidente de la República y líder del movimiento Honor Colorado, Horacio Cartes, se alió con los senadores Fernando Lugo del Frente Guasu; Blas Llano del PLRA y Jorge Oviedo Matto (Unace) para impulsar una inconstitucional enmienda mau que le pudiera permitir ser reelecto (ver el cuadro de archivo).

Esta acción, producto de una mayoría coyuntural en la Cámara Alta, generó el rechazo generalizado de la ciudadanía, movilizaciones en todo el país, protestas violentas frente al Congreso, la quema parcial de la sede del Senado, un violento asalto policial a la sede del PLRA y posterior asesinato del dirigente Rodrigo Quintana y la detención de cientos de manifestantes entre ellos varios diputados liberales.

Pero en aquel entonces Cartes tenía bajo su mando a 11 senadores colorados. Tras las elecciones generales del 2018 solo seis legisladores respondían a su liderazgo y no pudo volver a intentar violar la Carga Magna para jurar como senador activo.

Hoy en día en día tras las internas municipales del 2021, solo le responden dos parlamentarios en la Cámara Alta (Sergio Godoy y Antonio Barrios).

El fin del poder cartista en el Senado se plasmó el martes último cuando el senador Óscar “Cachito” Salomón (ANR, Añetete) fue reelecto como presidente del Congreso gracias a abdistas, excartistas, un sector liberal, de Hagamos, del Frente Guasu (FG) y los dos del PDP.

Inmediatamente Cartes acusó al presidente de la República Mario Abdo Benítez de interferir en la votación en alianza con el FG, que ahora califica de “izquierda radicalizada”, “sectores caracterizados por alentar la violencia social” e “izquierda justificadora y protectora de invasiones y secuestros”.

A los senadores colorados: abdistas, excartistas e independientes, los acusó de estar “alineados desvergonzadamente a los intereses cada vez más alejados del Partido que los llevó al ejercicio”. La senadora Lilian Samaniego (ANR, excartista quién votó por a enmienda mau en 2017) salió al paso del comunicado. “Honor Colorado no es el Partido Colorado, y el Partido no es una empresa”, dijo al señalar que los cartistas en lugar de apoyar a un colorado (Salomón) querían imponer a Blas Llano, un liberal.

Varios pactos

Horacio Cartes olvidó que durante su mandato presidencial pactó varias veces con el Frente Guasu (FG), sector al cual ahora descalifica. Se recuerda la “enmienda mau” con Fernando Lugo (FG) en marzo de 2017. Pero los luguistas también salvaron al condenado Óscar González Daher (ANR, cartista) el 16 de noviembre de 2017, cuando se filtraron los primeros audios que revelaban cómo ponía de rodillas a algunos jueces y fiscales desde el Jurado de Enjuiciamiento de Magistrados. Además, en marzo de 2019, el FG, los cartistas y abdistas pactaron el blanqueo de Enrique Bacchetta (ANR, Añetete) ante el pedido de destituirlo de la presidencia del JEM después de que este intentara presionar a fiscales y jueces en la causa del acusado diputado Ulises Quintana (abdocartista).