Corte confirma prescripción de caso de condenada

La sala penal de la Corte Suprema de Justicia hizo lugar al recurso extraordinario de revisión y declaró operada la prescripción de la condena de 4 años por apropiación que recayó en Ana María Silva Monges, quien accionó bajo patrocinio del abogado Rodrigo Yódice. La mujer se encuentra privada de su libertad desde diciembre del año pasado en la penitenciaría del Buen Pastor.

Ana María Silva Monges, beneficiada con la prescripción de su condena.
Ana María Silva Monges, beneficiada con la prescripción de su condena.

La Sala Penal integrada con los ministros Manuel Ramírez Candia, María Carolina Llanes y César Antonio Garay, por medio del Acuerdo y Sentencia N° 649 del 1 de julio de 2021, hizo lugar al recurso de revisión del Acuerdo y Sentencia N° 414 del 27 de setiembre de 2018, dictado por la Sala Penal, integrada entonces con los exministros Sindulfo Blanco, José Raúl Torres Kirmser y Miryam Peña, y declaró la prescripción, en mayoría.

Sobre el recurso de revisión, la fiscala adjunta Gilda Villalba Tottil, encargada de vistas y traslados de expedientes de la Fiscalía General del Estado, al tiempo de contestar el traslado de ley, solicitó la declaración de inadmisibilidad del recurso planteado, atendiendo la inobservancia de los requisitos legales previstos en el Código Procesal Penal.

Sin embargo, la ministra Llanes, primera opinante, indicó que debía declararse la prescripción del caso.

“De la lectura de autos se concluye -cálculo aritmético mediante- que el doble del plazo establecido en la normativa de referencia se encontraba cumplido el 31 de diciembre de 2017, tiempo en el cual se encontraba en estudio la tramitación del recurso de casación sin que las sentencias recaídas en grados inferiores se encontraran firmes”, resaltó Llanes.

Por su parte Ramírez Candia, votó por el rechazo de la revisión. Sostuvo que este recurso no puede aplicarse por esta vía y porque la pretensión del recurrente es una especie de apelación contra la resolución de la Corte, dictada en el fallo de casación.

A su turno, el ministro Garay, de forma tácita, se adhirió a la ministra Llanes, fundamentando que las decisiones judiciales no pueden dictarse de manera “sine die”, pues “el sometimiento del justiciable a proceso de plazo indeterminado contamina el procedimiento con arbitrariedad e inseguridad jurídica…”

Antecedentes del caso

El proceso por lesión de confianza y apropiación se inició en el 2008, y fue condenada a 4 años de cárcel por supuesta apropiación, pese a que nunca presentaron los libros contables. El fallo del 20 de mayo de 2016 fue dictado por Héctor Capurro, Juan Carlos Zárate y Gustavo Santander (en disidencia), y luego fue revocado por la Cámara de Apelación, que la absolvió el 6 de setiembre de 2017.

El 26 de setiembre del 2018, la sala penal integrada por Sindulfo Blanco, José Raúl Torres Kirmser y Miryam Peña hizo lugar a la casación presentada por Fiscalía y la querella, y ratificó la condena de primera instancia, pese a que la causa ya cumplió 10 años y por lo tanto, se encontraba prescripta.

Por esta razón, el abogado Rodrigo Yódice planteó un recurso extraordinario de revisión, mediante el cual la Corte Suprema de Justicia pudo remediar la insólita disposición que pese a su irregularidad, fue utilizada para enviar a la afectada al correccional de mujeres Casa del Buen Pastor, donde Ana María Silva Monges se encuentra recluida desde el 7 de diciembre del año pasado.

“Con esta decisión, los ministros admiten que estaba prescrita la acción cuando la corte suprema sala penal confirmó la condena por vía de casación!!!!! Y mi clienta está privada de su libertad ahora mismo en base a una acción penal ¡prescrita! ¡Es un escándalo!”, expresó Yódice, quien espera ahora que la sala penal remita al Buen Pastor el oficio que ordena liberar a su representada y así, enmendar el gravísimo error cometido.

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05