El turrón chaqueño que conquistó el país

FILADELFIA. Los primeros inmigrantes de Rusia al Chaco paraguayo trajeron guardada una receta especial de un turrón, que pasó de generación en generación hasta convertirse en lo que hoy se conoce como el turrón de maní, un manjar infaltable en los hogares chaqueños que posee un toque de historia y dulzura. Inicialmente se hacía de girasol, pero como Paraguay tiene más aceptación con el maní se optó por usarlo.

Exterior de la fábrica Kelwá, que produce productos alimenticios a base de maní en el Chaco.
Exterior de la fábrica Kelwá, que produce productos alimenticios a base de maní en el Chaco.

Kenneth Ekkert, administrador de la empresa Verofen S.A., de productos alimenticios de maní que es hoy día es el negocio familiar, explicó que la marca se remonta a los primeros inmigrantes que -huyendo de la antigua unión soviética- llegaron al Chaco. El turrón originalmente era una barra de girasol que se llamaba Kelwá (el nombre original está en ruso y significa barra), por lo que al fabricar los primeros productos la barra de maní era conocida como “Kelwá Neufeld”, haciendo referencia a la primera familia que comenzó a procesar el maní para convertirlo en barritas que luego vendían internamente en la Colonia Fernheim. Con el tiempo ya se comercializaba en los supermercados y al pasar la marca de generación en generación tuvo varios nombres, pero finalmente el nombre que permaneció fue Kelwá.

“Los colonos conocen los alimentos de maní desde siempre; en las colonias siempre se consumió bastante, entonces siempre tuvimos muy buena aceptación”, destacó Ekkert.

Agregó: “Mis padres son la cuarta generación; compraron la receta del turrón al principio para pagar el colegio y nada más. Se hacía con la abuela y algunos empleados, pero era más bien algo familiar; con el tiempo decidieron participar de la licitación de la merienda escolar, debido a las cualidades del turrón que se puede conservar prácticamente en cualquier lugar y tiene un alto poder alimenticio. Fue allí en donde decidimos ampliar y tener un propio edificio”, explicó. Hoy están asentados en Filadelfia, en la zona conocida como “Colonia 5″.

La receta secreta

Kenneth comentó que la receta del turrón, que es uno de los productos estrellas de Kelwá, sigue siendo la misma como hace más de 60 años. Fue formulada en 1953 y permanece sin alterarse para garantizar que la calidad del turrón no cambie: “Con mucho orgullo podemos decir que estamos continuando la misma receta por la 5° generación”, resaltó. La materia prima, que es el maní, es adquirido en su totalidad de productores chaqueños y pasan por estrictos controles de calidad -para evitar microorganismos contaminantes- y varias revisiones hasta ser utilizados; con todo esto, estiman que procesan de forma mensual 12.000 kilos de maní por mes.

Impacto social de la marca

Kelwá emplea más de 30 funcionarios, de los cuales la mayoría son mujeres provenientes de una comunidad nativa cercana a la fábrica denominada “La Paz”, perteneciente a la etnia guaraní ñandeva. “A todos les pagamos un salario y condiciones dignas de trabajo, también está con nosotros una persona con discapacidad que maneja las maquinarias y estamos muy orgullosos de poder crecer junto con nuestros funcionarios”, resaltó.

Actualmente, Kelwá, aparte del turrón de maní que viene en tres tamaños, tiene la versión que está cubierta de chocolate, además de las mantecas de maní con gustos que van desde el granizado, americano, banana y canela, hasta la versión endulzada con stevia. Otro producto son los snacks como el maní tostado salado, maní con panceta, maní tostado con cebolla y perejil. Desde la fábrica anunciaron también que otros productos nuevos a base de maní están en proyecto y que en breve habrían nuevos lanzamientos, además de estar en negociaciones con Bolivia para comenzar a exportar el producto.

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05