Sicarios necesitaron de solo 29 segundos para asesinar a un empresario frente a su casa

En un ataque de apenas 29 segundos, dos sicarios asesinaron de diez balazos al empresario Mauricio Daniel Schuartzman Parnes, de 52 años, frente a su domicilio en el barrio Jara de Asunción. Antes redujeron a un guardia de seguridad y a un profesor de tenis.

Mauricio Daniel Schuartzman fue acribillado por dos asesinos frente a su domicilio, en la vereda, luego de bajar de su vehículo.
Mauricio Daniel Schuartzman fue acribillado por dos asesinos frente a su domicilio, en la vereda, luego de bajar de su vehículo.ABC COLOR

Tres sujetos llegaron en un automóvil Toyota Premio plateado este domingo a las 20:00 hasta la casa del empresario Mauricio Schuartzman, situada sobre la calle San Agustín entre Florida y Concordia del barrio Jara de Asunción.

Como frente a la casa de Schuartzman hay una caseta, dos de los delincuentes armados bajaron, abrieron la puerta del puesto y se anunciaron como policías de investigaciones. Cuando el guardia privado del empresario quiso reaccionar ya tenía una pistola apuntándole a la sien.

Inmediatamente el custodio fue despojado de su arma y maniatado. Así, luego lo subieron al automóvil, que estaba estacionado a unos 20 metros aproximadamente de la caseta.

Los asesinos dieron varias vueltas por la zona, con el guardia retenido. Ya cerca de las 23:00 se ubicaron nuevamente cerca de la casa de Mauricio Schuartzman. El custodio quedó en el auto junto con el chofer y los otros dos delincuentes bajaron y esperaron en la caseta.

Minutos después llegó un instructor de tenis con una camioneta Volkswagen Saveiro blanca, para devolverla a Schuartzman, que le había prestado el vehículo debido a que el entrenador había sufrido un accidente con su rodado.

El instructor también fue tomado por la fuerza y subido al Toyota Premio por los sicarios que, después ocuparon nuevamente su posición frente a la casa del empresario.

A las 23:26:21 llegó hasta su vivienda Mauricio Schuartzman con su camioneta BMW X6 blanca. Luego de que haya bloqueado el vehículo, tocó el timbre de su propiedad y en ese momento los asesinos cruzaron a la otra vereda y dispararon sin mediar palabras contra el empresario.

Por más que Schuartzman ya estaba en el suelo, los sicarios continuaron disparándole a la cabeza, pues se hallaron rastros en la vereda.

El ataque seguía aún cuando el conductor del Toyota encendió el motor y comenzó a moverse, a modo de recoger sobre la marcha a sus cómplices. Los sicarios escaparon del lugar a las 23:26:50, es decir, el ataque duró apenas 29 segundos.

Investigación

Agentes policiales de Criminalística hallaron vainillas de calibre 9 mm y 5.56, que fueron levantadas del sitio. También constataron que varios proyectiles dieron en la muralla de la casa, el portón y algunos escalones del acceso principal a la vivienda.

En principio la fiscala Raquel Vera tomó el caso, sin embargo la fiscala general del Estado Sandra Quiñónez designo a los fiscales de la Unidad de Crimen Organizado Marcelo Pecci, Alicia Sapriza, Lorenzo Lezcano y Federico Delfino para coadyuvar en la pesquisa.

Los cuatro fiscales ya se reunieron ayer a la mañana con Vera para interiorizarse del caso y también, tomaron posesión de la memoria del sistema de circuito cerrado para el análisis de las imágenes.

Vecino de financista

Coincidentemente Mauricio Schuartzman, asesinado a tiros con un toque de mafia, vivía a solo una casa del abogado Bruno Vicente Ciancio Amarilla, de 63 años, quien fue detenido el pasado 26 de agosto de este año, durante un allanamiento en su domicilio que fue encabezado por el fiscal Eduardo Royg.

Ciancio es considerado como financista de la carga de 3.415,5 kilogramos de cocaína que fue hallada en 196 bolsas de azúcar orgánica, en un depósito de la zona norte de Fernando de la Mora, que fue descubierta en el mes de julio pasado. El cargamento debía ir al continente africano, según datos de la pesquisa.

Por este mismo caso están detenidos otro abogado, Alberto Martínez, y Juan José Dubini Franco y su hijo Juan José Dubini Verdún.