“Estamos derrotados”, lamenta el gobernador que perdió a su hija por sicariato en Pedro Juan

El gobernador de Amambay, Ronald Acevedo, habló sobre el asesinato de su hija Haylee y la manera en que el crimen organizado domina su departamento. Pidió que se esclarezca el crimen, pese a que reconoció que no tiene muchas esperanzas. Relató que, aunque constantemente reclama acciones a la Policía, la Fiscalía y el Ministerio del Interior, todos admiten que no tienen herramientas para hacer frente al problema. “Estamos derrotados”, lamentó.

Ronald Acevedo, gobernador de Amambay.
Ronald Acevedo, gobernador de Amambay.

Con mucha tristeza por la pérdida de su hija Haylee Acevedo Yunis, el gobernador del departamento de Amambay, Ronald Acevedo, relató hoy lo sucedido la noche en que ocurrió el cuádruple homicidio en Pedro Juan Caballero. Contó que su hija había cenado con su familia y luego salió para ir primero a un conocido pub de la ciudad, pero luego partió hacia un cumpleaños junto con sus amigas de la Facultad de Medicina.

“Mi hija estuvo en el lugar errado y con la persona errada”, lamentó y comentó que sabían que conocía a Osmar Álvarez, “Bebeto” (32), pero porque formaba parte del círculo de sus amistades. Aseguró que no era el novio de su hija, como indicaron fuentes policiales.

En ese sentido, dijo que el crimen organizado está tan instalado en Amambay que muchas veces resulta casi imposible reconocer a quienes forman parte de esos grupos, porque acuden a los mismos eventos e instituciones educativas. “Nuestros hijos están en manos de ellos”, expresó preocupado.

Nadie puede contra los criminales

En otro momento, Acevedo Quevedo indicó que en varias ocasiones conversó con autoridades de la Policía Nacional y del Ministerio del Interior, preocupado por el avance de la criminalidad, pero nadie hace nada al respecto. Comentó, por ejemplo, que los jefes policiales le dicen que no tienen recursos, armas, chalecos antibalas ni patrulleras, por lo cual no tienen cómo combatir la criminalidad en las ciudades de Amambay.

“Nosotros ya estamos perdidos, estamos derrotados. Hoy me tocó a mí, mañana puede ser cualquiera. Ellos meten nomás ya ráfaga. Esto ocurre porque se les deja andar con armas; hay un campo abierto a ellos”, reflexionó.

“Todos tenemos miedo”

Dijo que lo poco que hacen las fuerzas de seguridad no está funcionando debido a muchas falencias. “Las veces que se hacen operativos, fiscales y policías vienen de Asunción, nunca son de acá. Vos preguntás y te dicen que tienen miedo de actuar. Y todos tenemos miedo. Si no hay garantías, ¿qué garantía nos van a dar si no tienen armas ni patrulleras?”, cuestionó en una entrevista para ABC TV.

Espera justicia, pero no tiene esperanzas

El gobernador dijo que, a pesar de que no tiene muchas esperanzas en la Justicia, espera que se esclarezca el crimen de su hija. “Yo quiero que se aclare el caso, porque yo sé que me va a dar mucha paz si los responsables pagan por esto. No me va a devolver a mi hija, pero será un alivio”, declaró.

En ese sentido, acotó que no tiene muchas esperanzas porque los casos de sicariato allá nunca avanzan y el Departamento de Investigaciones de la Policía Nacional nunca hace su trabajo. “Ayer les dije en una reunión: ‘Ustedes están aplazados’”, sentenció.

Además de Haylee y Bebeto, quien tendría supuestos vínculos con el narcotráfico, perdieron la vida dos compañeras de la hija del gobernador en la facultad de Medicina: las estudiantes brasileñas Kaline Reinoso de Oliveira (22) y Rhannye Jamilly Borges de Oliveira (19). Además, hay dos heridas que luchan por sus vidas.

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05