“Acabo de matar mi camioneta”: chofer recupera su libertad

El juez penal de garantías Yoan Paul López dispuso la libertad ambulatoria de Diego Canatta Pefaur, chofer que el 3 de noviembre pasado protagonizó un accidente fatal que costó la vida a un permisionario del Mercado 4 que iba a rescatar sus cosas del incendio. Fue previo acuerdo resarcitorio con la familia del comerciante fallecido y con anuencia del fiscal Alcides Corvalán.

Diego Canatta Pefaur es conducido a  su lugar de reclusión, tras su comparecencia ante el Ministerio Público.
Diego Canatta Pefaur es conducido a su lugar de reclusión, tras su comparecencia ante el Ministerio Público.Diego Peralbo

En una audiencia de revisión de medidas que terminó hace instantes, la defensa de Diego Enrique Canatta Pefaur presentó un acuerdo firmado ante escribanía con la esposa del comerciante fallecido, Gabriel Lovera Amarilla, mediante el cual el primero resarce económicamente a la familia por el accidente fatal. A su vez, la esposa desiste expresamente de toda acción contra el procesado.

El monto de la indemnización no trascendió debido a que existe una cláusula de confidencialidad que debe ser respetada por las partes.

El juez de Garantías Yoan Paul López impuso a Canatta Peffaur una fianza real de 320 mil dólares, que el monto de dos inmuebles; y una fianza personal de G. 1.000 millones a la abogada Sara Parquet. Además el conductor tiene prohibición de salir de su domicilio, entre las 00:00 y las 5:00.

El fiscal Alcides Corvalán, quien en un principio había pedido la prisión de Canatta, participó en la audiencia de hoy y dio su anuencia para la libertad del procesado, tras precisar que todas las diligencias investigativas ya se han realizado y no existe peligro de obstrucción a la investigación.

Canatta, quien permanece recluido en la comisaría 14ª pese a que el jueves pasado la jueza Inés Galarza decretó su prisión y ordenó su remisión a un establecimiento penitenciario, participó de la audiencia a través de medios telemáticos, desde su lugar de reclusión.

El choque fatal

El accidente que dio origen al juicio ocurrió el 3 de noviembre pasado, en la intersección de las avenidas General Santos y Fernando de la Mora. Los semáforos de la zona estaban afectados en su funcionamiento, como consecuencia del incendio registrado en el Mercado 4, que afectó el tendido eléctrico de la zona comercial.

Canatta estaba al mando de una camioneta Jeep Grand Cherokee Límited, de color blanco con matrícula CEE 365 cuando impactó violentamente contra el coche de una pareja de permisionarios del Mercado 4 identificados como Lidia Antonia Ayala (54) y Gabriel Lovera Amarilla (53), quien murió debido a los golpes.

Los comerciantes Lidia Ayala, que estaba al mando de un Toyota Vitz plateado, con patente XBE 331, y Gabriel Lovera, se dirigían sobre la avenida Fernando de la Mora hacia el Mercado Municipal N° 4 para intentar salvar sus mercaderías del incendio que había ahí desde las 2:30.

Cuando el auto con la pareja cruzaba la avenida General Santos fue chocado en el lado del copiloto por el vehículo de Canatta. Como consecuencia, el Vitz impactó contra unos postes de hierro instalados en la vereda de un banco, mientras que la camioneta Jeep contra la columna de la ANDE.

“Acabo de matar mi camioneta”

Lidia intentó socorrer a Gabriel, mientras Diego Canatta, de manera totalmente indolente, le recriminó: “Señora, usted me salió. Yo acabo de matar mi camioneta”, lo que quedó filmado. Lovera murió en el lugar antes ser asistido por paramédicos.

Dio positivo al alcotest

Diego Canatta Pefaur, quien es funcionario del área administrativa del Instituto de Previsión Social (IPS), dio positivo con 0,79 mg/L en sangre al alcotest que se le practicó en el departamento de Investigaciones.

Ahora, el procesado espera en la comisaría 14 el finiquito de los trámites judiciales a cargo de sus abogados Raúl Caballero y Josefina Aghemo, para recuperar su libertad.

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05

Comentarios

Las opiniones y puntos de vista expresados en los comentarios son responsabilidad exclusiva de quienes los emiten y no deberán atribuirse a ABC, ya que no son de autoría ni responsabilidad de ABC ni de su Dirección ni de Editorial Azeta S.A.