Municipalidad de Acahay con grandes “agujeros”

ACAHAY. La Municipalidad de Acahay se encuentra en “terapia intensiva” porque con el corte administrativo que se realizó cuando asumió el nuevo intendente Aldo Lezcano (Alianza), se detectó que el exintendente Alcides Sosa Báez dejó un gran agujero económico que tiene fuerte olor a corrupción y que debilita a la comuna, dijo el ejecutivo comunal. A esto se suma el deplorable estado del edificio municipal, que por todas partes hace agua, la sala de la intendencia, de los funcionarios públicos están con goteras y humedad.

Los funcionarios trabajan en situación insalubre por el estado de abandono que se encuentra la Municipalidad  de Acahay.
Los funcionarios trabajan en situación insalubre por el estado de abandono que se encuentra la Municipalidad de Acahay.

La situación económica de la Municipalidad local no es buena, preocupa la falta de recursos económicos y se está trabajando para conseguir préstamos y poder cubrir las deudas pendientes de pagos que dejó la administración de Sosa Báez.

En ese sentido, se solicitó al Banco Nacional de Fomento (BNF) la posibilidad de acceder a un crédito de G. 44 millones, que urge cubrir en el Ministerio de Hacienda y Gobernación de Paraguarí, en concepto de transferencia por el cobro de impuesto inmobiliario. También se adeuda a la Dirección Nacional de Catastro. De pagarse dicha deuda el Ministerio de Hacienda liberará los fondos de los diferentes rubros de unos G. 800 millones, explicó Aldo Lezcano.

Se ha heredado compromiso pendiente de pago de G. 141.715.022, sin tener saldo suficiente en cajas para cubrir dichas deudas, ni en las cuentas bancarias para pagar salarios a funcionarios y dietas a los concejales.

Explicó que en las cuentas bancarias de la Municipalidad local recibió G. 91.375.477, de los cuales solo dispone para cubrir gastos corrientes de G. 1.116.679, recurso de royalties G. 1185.017, Fonacide para inversión de capital G. 87.837.800, que ya están comprometidos por la anterior administración a igual que Fonacide con el almuerzo escolar, G. 1.235.981.

No solo agujero en caja sino en el techo del edificio municipal

La institución municipal no está pasando por un buen momento económico y eso dificulta atender las necesidades urgentes que requiere el edificio municipal que presenta goteras en todas las oficinas, el machimbre del techo está cayéndose a pedazos y las paredes están llenas de humedad. Presenta un aspecto insalubre y algunas de ellas ya fueron desocupadas porque no ofrece garantía para los funcionarios, explicó el intendente.

Estos son los “agujeros” que dejó el exintendente Sosa Báez, que ahora “nos toca encontrar la fórmula”, en una de las salas están trabajando los auditores de la Contraloría General de la República (CGR) y toda esta situación de “mala fama” que tiene la institución está impidiendo poder conseguir el préstamo, manifestó Lezcano.

La ciudadanía reclama, a diario hay pedidos de mejoramiento de caminos vecinales, ayuda solidaria, reparación de instituciones educativas, del matadero municipal, que no se está pudiendo atender, porque mientras no se pague al Ministerio de Hacienda, se seguirán reteniendo los recursos.

Alegó que una vez que dispongan de fondos para poder cumplir con los compromisos y realizar las inversiones de capital se va realizar una convocatoria de urgencias por vía de excepción, caso contrario va a ser difícil cumplir.

Mientras tanto están viendo que la ciudadanía se acerque a pagar sus impuestos, eso va a permitir ir cubriendo los gastos menores, hasta tanto se consiga el préstamo, lo que permitirá destrabar en Hacienda los fondos retenidos por falta de pago de la anterior administración.

El exintendente Sosa Báez (Abdista) fue imputado en el 2020 por los supuestos hechos de lesión de confianza, producción de documentos no auténticos, producción mediata de documentos públicos de contenido falso y asociación criminal.

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05

Comentarios

Las opiniones y puntos de vista expresados en los comentarios son responsabilidad exclusiva de quienes los emiten y no deberán atribuirse a ABC, ya que no son de autoría ni responsabilidad de ABC ni de su Dirección ni de Editorial Azeta S.A.