Leales al titular de INC cobrarán más de G. 266 millones solo este mes

Mientras el horno de clínker de Vallemí de la INC está parado, siete funcionarios de la fábrica de esta ciudad, leales al titular de la empresa, Ernesto Benítez, percibirán solo este mes G. 266 millones en bonificaciones, aguinaldos y salarios.

El costoso horno de la INC de nuevo paró y todavía no saben cuándo volverá a operar.
El costoso horno de la INC de nuevo paró y todavía no saben cuándo volverá a operar.

El costoso horno de la Industria Nacional del Cemento (INC) de Vallemí (Concepción) está paralizado desde la noche del martes por problemas técnicos y recién el jueves pasado en horas de la tarde se completó el enfriamiento del mismo para realizar las revisiones correspondientes. Mientras tanto, la fábrica dejó de producir clínker, materia prima del cemento.

A pesar de éste y otros problemas que se tienen en la fábrica, los directores, jefes y asistentes, que en total son siete, percibirán solo este mes más G. 266 millones en concepto de bonificaciones, aguinaldos y salarios.

El director de la fábrica de Vallemí, Alberto Eulogio Arias Cáceres, ya percibió un pago extra de G. 14.000.000, monto que se suma a su salario de nada menos que G. 17.395.084 y también en ese orden ya cobró el aguinaldo que le corresponde. El jefe de producción, Primo Atilio Lugo Caballero, también cobró una bonificación de G. 13.000.000, monto que se adiciona a su salario de G. 15.557.918 y a lo que también se suma su aguinaldo.

Premio para alguien con frondosos antecedentes

La lista sigue con Dionisio Recalde, jefe de mantenimiento de Vallemí, con un sueldo de G. 15.436.534 y además de su aguinaldo también cobró un premio G. 13.000.000. Este antiguo funcionario de la INC ya tuvo cuestionamientos a su gestión en otras administraciones. Por ejemplo, Recalde fue investigado por Función Pública debido a faltas graves y fue sancionado en su momento por un caso relacionado a la utilización irregular de fondos durante la gestión del extitular de la estatal Optaciano Gómez Verlangieri, calificado por el sector de la construcción como “el peor presidente de la historia de INC” (período 17-11-08 al 14-04-11).

En aquella investigación, se sumarió a más de 10 funcionarios y se llevó el caso a la Función Pública, debido a que la cementera compraba repuestos para fábrica de una firma de maletín y de otro comercio que resultó ser una librería, y además, no se encontraron los comprobantes de que las mercaderías hayan ingresado efectivamente a la planta. Pero pese a la gravedad del caso, solamente fue sancionado el entonces director de Fábrica, Dionisio Recalde, y Selva Vázquez de Valleu, que se desempeñaba como tesorera.

El sumario se inició debido a que la administración que sucedió a Gómez Verlangieri, presidida por Édgar Acosta (período 14-04-11 al 28-06-12), hoy diputado nacional, había verificado la violación de los artículos 57, inciso “o”, y 58 incisos “e” y “h” de la Ley 1626 de la Función Pública, que hacen referencia a cómo deben utilizarse los fondos públicos. También se comprobó la transgresión al artículo 64, inciso “e”, que habla de las faltas graves de funcionarios públicos. Asimismo, en ese caso investigado se habló de faltas contra el artículo 82 de la Ley 1.589 de la Administración del Estado.

Sueldazos en Vallemí

Asimismo, Chabeli María Chaparro Meza, jefa de seguridad industrial, tiene un sueldo de G. 14.431.134 y además de su aguinaldo también cobró una ayuda G. 7.500.000.

José María González Ojeda y Cristhian Vallejos Ferreira, ambos asistentes de mantenimiento, ganan un salario de G. 12.032.700 y percibieron un pago extra de G. 7.500.000 cada uno, además de sus aguinaldos correspondientes.

Por último, Diego Antonio Torres Ramírez, también asistente de mantenimiento, tiene un sueldo de G. 12.471.268 y cobró un premio de G. 5.000.000, a parte su aguinaldo.

A pesar de estos beneficios que se pagan a los funcionarios que dirigen la planta de Vallemí, la fábrica hoy está sin producir clínker. ¿Cuándo volverán a reactivar la planta? Es la consulta que el titular de la INC se niega a responder, pese a la insistencia de nuestro diario.

La inversión que se hizo en el “horno III de clínker” fue de casi US$ 30 millones, con la cual cambiaron el sistema de combustión, para que además de fueloil (que es más caro), utilice combustibles sólidos, como coque de petróleo o carbón (que son más baratos). Esta inversión salió del total de recursos que se inyectaron en el Gobierno de Horacio Cartes en INC, de US$ 80 millones, provenientes de la colocación de bonos soberanos, pero que hasta ahora no dan los resultados prometidos.

“Inversión” en mantenimiento

La INC “invirtió” este año casi G. 4.600 millones en trabajos de mantenimiento del horno de Vallemí, pero pese a ello siguen las fallas y constantes paralizaciones de la producción de clínker. La máquina ya estuvo parada este año durante más dos meses para “mantenimiento”, desde julio hasta septiembre, pero pocas semanas después ya tenía problemas. Tras estar produciendo a medias, ahora vuelve a detenerse y todavía no saben cuándo volverá a operar.

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05

Comentarios

Las opiniones y puntos de vista expresados en los comentarios son responsabilidad exclusiva de quienes los emiten y no deberán atribuirse a ABC, ya que no son de autoría ni responsabilidad de ABC ni de su Dirección ni de Editorial Azeta S.A.