Atentado en San Bernardino habría sido por deudas no pagas

Marcos Rojas, una de las personas fallecidas en el atentado en San Bernardino, fue asesinado por no pagar una cuenta con los proveedores de cocaína. Según refieren, el fallecido era un distribuidor de drogas en el departamento Central.

En medio del concierto en el Anfiteatro se realizó el presunto ajuste de cuentas.
En medio del concierto en el Anfiteatro se realizó el presunto ajuste de cuentas.MARTA ESCURRA

En el marco de las investigaciones sobre el atentado en San Bernardino, según la Policía Nacional, el motivo por el cual Marcos Rojas fue asesinado fue un ajuste de cuentas.

Conforme señaló el comisario Sergio Insfrán, jefe de homicidios de la Policía, el fallecido habría retirado una importante cantidad de drogas del proveedor y no pagó por estas, debido a lo cual decidieron ajusticiarlo.

“La versión más fuerte que estamos teniendo es que es más bien porque nuestra víctima retiró una mercadería y ubicó todo pero posteriormente no llevó el dinero en efectivo a la persona que era propietaria de la mercadería”, acotó.

Igualmente, comentó que Rojas se estaba posicionando como distribuidor en el departamento Central y retiraba entre tres o cuatro kilos para vender en la zona.

También se habla de que este tenía una casa alquilada en zona Central y se tuvo conocimiento de algunas localidades en la que estaba trabajando. Estas serían San Lorenzo, Itá e Itauguá.

Con esta información, se estaría confirmando que Marcos Rojos era el principal objetivo del atentado en San Bernardino, y que la otra fallecida y los demás heridos fueron víctimas colaterales.

Atentado en San Bernardino

Durante el atentado registrado el domingo pasado en San Bernardino, seis personas resultaron heridas y dos muertas –la conocida “influencer” Cristina “Vita” Aranda y Marcos Rojas Mora–, el presunto objetivo del sicariato.

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05

Comentarios

Las opiniones y puntos de vista expresados en los comentarios son responsabilidad exclusiva de quienes los emiten y no deberán atribuirse a ABC, ya que no son de autoría ni responsabilidad de ABC ni de su Dirección ni de Editorial Azeta S.A.