El guardia que rescató a un niño del raudal: “Si vas a morir, vas a morir conmigo”

El video de un hombre rescatando a un niño que se aferraba a un árbol para no ser arrastrado por el raudal se viralizó ayer. El protagonista, Froilán Benega, guardia de seguridad, contó que en ese momento solo podía pensar en sus hijos. “Fue por amor, porque puede pasarle a cualquiera; debemos ayudarnos entre todos”, expresó. Contó que en la desesperación, el chico decía que ya no tenía fuerzas y que iba a morir, por lo que él intentaba animarlo a que no se suelte del árbol: “Ha emanórõ, emanóta chendive” (Y si vas a morir, vas a morir conmigo)”.

El pequeño pedía auxilio aferrándose a un árbol en medio de las fuertes corrientes del raudal.
El pequeño pedía auxilio aferrándose a un árbol en medio de las fuertes corrientes del raudal.PEDRO GOMEZ

El protagonista de la jornada de ayer fue Froilán Benega, un guardia de seguridad que trabaja en la zona de Molas López e Itapúa. Hoy, el hombre contó que en medio de la tormenta salió a mirar cómo el raudal llevaba el auto de una vecina y, en medio de eso, escuchó el llanto de un niño y lo encontró aferrado a un árbol, en medio de las fuertes correntadas del raudal.

“Ahí ya no me importaba el auto ni nada, en el nene nomás ya podía pensar”, resaltó Froilán. En su honesto relato, en el idioma guaraní, agregó que en medio de la adrenalina solo podía pensar en su familia y en que esa criatura podía ser uno de sus hijos y si les pasaba algo así esperaba que alguien los rescate. “Sabemos que nuestro país no es nada seguro”, enfatizó.

El hombre contó que buscó una piola pero no encontró nada, hasta que vio una manguera y decidió utilizarla. La ató por un portón y fue directo al rescate del menor. Sin embargo, en el primer intento la corriente lo arrastró y llevó hasta abajo de un vehículo. Froilán no se dio por vencido y decidió ir por el lado contrario, desafiando los fuertes raudales y escuchando el llanto desesperado del pequeño de 9 años que decía que ya no tenía fuerzas para sostenerse.

Si morís, vas a morir conmigo

En todo momento añe’ẽ chupe (le hablaba), porque o sino ojepoíta (se iba a soltar). Ha’e ya omanóma, he’i cheve (él ya decía que iba a morir). ‘Mba’ére pio, kape, ere upéicha’, ha’e chupe (‘Por qué hablás así’, le decía). ‘Ápengo reime, chendive reime hína; ha emanórõ, emanóta chendive. Ani eñe’ẽ upéicha (‘Acá estás, estás conmigo; y si morís, vas a morir conmigo. No hables así’)”, relató el héroe en contacto con ABC Color.

Afortunadamente, y gracias al acto heroico de Froilán y la ayuda de otros vecinos, el pequeño fue rescatado y se encuentra sano y salvo. “Esto hice por amor, no por reconocimiento ni nada. Lo que hagas debés hacer por amor, porque esto puede pasarle a cualquiera. Debemos ayudarnos entre todos”, enfatizó.

El guardia contó que incluso tenía miedo de que le echen porque estaba trabajando en ese momento, pero su supervisor le felicitó por lo que hizo. Finalmente, aprovechó para decir que los “politiqueros” son los culpables de todo lo que pasa en el país y enfatizó en que no queda otra opción que unirnos todos los paraguayos para seguir adelante.

¿Cómo llegó ahí el niño?

Una vecina que fue testigo de lo sucedido contó que vio cuando la camioneta en la que circulaban el menor y su chofer perdió el control debido a un gran bache. El rodado fue a parar contra un árbol y el chofer bajó para ver qué podía hacer, pidiéndole al niño que se quede adentro.

Sin embargo, el conductor fue arrastrado por el raudal y, en la desesperación, el niño salió del rodado y también fue llevado por la corriente hasta el árbol, de acuerdo al reporte del periodista de ABC Luis López.

Minutos después de la viralización de los videos, la abuela del menor agradeció en redes al guardia y se confirmó que el niño es el hijo del senador Sergio Godoy. Una vecina contó que la abuela y mamá del parlamentario, María Aurelia Codas, le contactó para pedirle el número del héroe que salvó a su pequeño nieto.

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05

Comentarios

Las opiniones y puntos de vista expresados en los comentarios son responsabilidad exclusiva de quienes los emiten y no deberán atribuirse a ABC, ya que no son de autoría ni responsabilidad de ABC ni de su Dirección ni de Editorial Azeta S.A.