Comuna de Carapeguá pagó millones para mejorar escuelas cuyas estructuras ya presentan fallas de nuevo

CARAPEGUÁ. Las escuelas María Auxiliadora de la compañía Ndavarú y la escuela Francisco Sánchez de Loma Apu’a de Aguai’y, que fueron reparadas durante la gestión del actual intendente Luciano Cañete (Añetete), en el periodo 2015-2021, presentan fallas estructurales y en algunos casos no se cumplieron con las especificaciones técnicas previstas cada adjudicación. En ambas instituciones, la Municipalidad llegó a desembolsar más de G. 480 millones.

En la escuela María Auxiliadora de la Compañía Ndavarú, reclaman reparación de aulas resquebrajadas  y piso que presenta hundimiento.
En la escuela María Auxiliadora de la Compañía Ndavarú, reclaman reparación de aulas resquebrajadas y piso que presenta hundimiento.abc color

El supervisor pedagógico Raúl Samaniego remitió un memorandum a la Junta Municipal, en el que menciona que la escuela Nº 921 María Auxiliadora de la compañía Ndavarú fue refaccionada por la administración de Cañete en el 2015, pero sus paredes ahora ya presentan fisuras, hay hundimiento de piso y en las vigas de cemento armado también se observan importantes grietas.

Ante dicha situación, la concejala Margarita Miró (PLRA) se constituyó en el lugar, acompañada del Arq. Marco Ramírez, para realizar una inspección en el lugar. Previamente, accedieron a las documentaciones de adjudicación directa a favor de la empresa JM Distribuidora S.A, cuyo representante legal es Arnaldo Baeza, que se realizó el 2 de diciembre de 2015.

Miembros de la Junta Municipal, ante las observaciones por resolución Nº 104, aprobó el dictamen favorable de las Comisiones de Educación, Cultura, Turismo, Equidad y Género, Infraestructura Pública y Servicios, referente a la nota presentada por el supervisor Samaniego, constataron la fisura en parte de las paredes de las aulas de la institución.

Asimismo, se observaron hundimientos de piso en la galería y en un aula de la institución, fisuras en las pilastras colocadas sobre una pared antigua. Esta obra fue adjudicada en G. 263.720.300, por contratación directa a favor de la constructora JM Distribuidora S.A.

La concejala Miró y el profesional Ramírez encontraron también que presumiblemente algunos ítems del pliego de bases y condiciones no se cumplieron, figura excavación, construcción de zapata, que no se observa, tampoco una pared de mampostería.

Asimismo, observaron que no se realizó el contrapiso, porque en parte presenta hundimiento. debía realizarse el cambio de 285 metros cuadrados de piso, que aparentemente no se cumplió, porque a simple vista lo que se observa es sustitución de pisos rotos por nuevos, en algunas partes, y tampoco se realizó tratamiento del ladrillo visto.

Esta obra ya fue aprobada sin inconveniente en la ejecución presupuestaria del 2015, pero ahora en menos de 7 años presenta nuevamente deficiencias y se pide que sean reparadas nuevamente. La Junta Municipal recomendó que un profesional vaya a verificar la obra y se realicen las mejoras de dicha institución.

Objetan obras de otra institución que estarían sobrevaluadas

Los concejales también recibieron quejas de la escuela Nº 6.501 Francisco Sánchez, de la compañía Aguai’y Loma, donde en mayo de 2021 la Municipalidad había adjudicado obras de reparación por G. 152.369.116, cuya planilla de costo unitario de lo realizado fue aprobado por el Ministerio de Educación y Ciencias (MEC).

Sin embargo, en la Municipalidad encontraron que dicha obra tenía otra planilla con monto abultado de G. 220.563.716; es decir, con una diferencia de pago de G. 68.194.600. No encontraron si hubo o no una adenda sobre la obra. Esta obra fue adjudicada a la empresa María Auxiliadora Construcciones, de Edulfo Vega.

En dicha institución encontraron, específicamente el costo de la reparación del techo de teja, tejuelón y recuperación de algunos maderamen, que se fijó el precio de G. 150.000 el metro cuadrado y eso fue aprobado por el MEC. Sin embargo, otra planilla sobre la misma obra y el mismo rubro a reparar aparece con un monto de G. 450.000 el metro cuadrado. Se pide la explicación desde la Junta Municipal, pero el Intendente aún no respondió al respecto.

En dicha escuela no construyeron el medidor, se observa también que no se trabajó en la reparación total del piso y figuraba instalación de artefactos eléctricos colgantes, con tubos fluorescentes que deben ser colocados por debajo de la altura de los ventiladores. Sin embargo, se compraron focos comunes que colocaron en las paredes y no ofrecen buena iluminación a los escolares. Tampoco se instaló el cartel de obra y en un solo sector se colocó la canaleta que tenía que ser 37 metros, pero solo la mitad se instaló.

En una parte de las especificaciones técnicas señala que a los efectos de control de la obra se debe contar con un cuaderno de obra que debe quedar bajo custodia y responsabilidad del director, cuyas páginas serán enumeradas y cada una de ellas firmadas por el fiscal designado por el MEC, el presidente y el tesorero de la Asociación de Cooperadora Escolar(ACE).

El intendente local ya había enviado al inspector Martín Espínola a la escuela María Auxiliadora, para la verificación de la queja y queda a criterio de Cañete, de acuerdo a la disponibilidad, atender el reclamo de la institución. La Junta Municipal le recomendó un profesional del área de la construcción, no un funcionario municipal, explicó la concejala Margarita Miró.

Quisimos conocer la versión del intendente Cañete, pero no responde las llamadas y a los mensajes.

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05

Comentarios

Las opiniones y puntos de vista expresados en los comentarios son responsabilidad exclusiva de quienes los emiten y no deberán atribuirse a ABC, ya que no son de autoría ni responsabilidad de ABC ni de su Dirección ni de Editorial Azeta S.A.