Casona del PLRA: obras sin permiso prosiguen en la segunda planta

Los trabajos de albañilería continúan en la Casona del PLRA, patrimonio histórico de la ciudad de Asunción. Con unas sogas suben y bajan los baldes de cemento preparado hacia la segunda planta, y restos de “membrana”, quedaron en el estacionamiento, según dijeron los trabajadores de la obra.

De una roldana pende la piola que sube y baja los baldes con mezcla de cemento.
De una roldana pende la piola que sube y baja los baldes con mezcla de cemento.Silvio Rojas

Las obras continúan en el PLRA, lo primero que llamó la atención fue el cambio que hicieron en los escalones de la entrada, el cambio de pisos, la reducción de altura de los peldaños. Las razones fueron atribuidas a los daños ocurridos durante el atraco que sufrió la sede del partido en el 2017.

Este jueves el trabajo de albañilería se realiza en el segundo piso, porque se ven los baldes con mezcla que suben y bajan con piolas, gracias a una roldana.

Los trabajadores manifestaron que están haciendo un cambio de membranas en los techos.

Alba Talavera, vicepresidenta del PLRA, había explicado que “Solamente una baldosa lo que se tocó y tenemos el permiso del concejal Augusto Wagner (PLRA). Ellos mandaron a ver y se tenía que arreglar sí o sí. Se hundió por el desagüe cloacal, tenemos el aval del concejal”, expresó.

“Solamente si se toca la fachada tiene que ver Bienes Culturales, el piso no es un patrimonio”, declaró.

La versión que nos dio Talavera ayer fue: “Esos pisos se cambiaron porque habían sufrido daños durante los sucesos ocurridos al momento de la muerte del joven dirigente liberal Rodrigo Quintana (en el año 2017)″.

“Las gradas no concuerdan con la estructura”

Por su parte Derlis Vallejo, del PLRA, alegó que “los arreglos se hicieron porque se hunde por un desagüe cloacal, se reparó solo eso. Las gradas no concuerdan con la estructura (sic). Una persona de edad no podía subirse, se restableció porque no es acorde a las personas de edad”, manifestó.

Vallejo explicó, de nuevo, que “se hundió esa parte, las baldosas no son eternas, se pueden cambiar, no son patrimonio”.

A simple vista, los ladrillos originales se están golpeando y sacando, a lo que Vallejo respondió: “los ladrillos no se están tocando”. Y luego recalcó: “Si se hunde se tiene que retocar y tocar, no hay ningún escalón antiguo ahí”.

La casona del PLRA es patrimonio cultural

Pero ningún responsable de la casona solicitó el permiso correspondiente en Bienes Culturales. “No, ¿cómo voy a pedir permiso cuando se hunde una fosa cloacal y está creando problemas para el tránsito? Si voy a tocar la estructura sí, pero si arreglo el piso no tiene nada que ver”, añadió Vallejo.

Bienes Culturales remitió informe

El Arq. Julio Ibarra, director de Bienes Culturales, corroboró que ninguna solicitud de permiso fue presentada a la Dirección de Bienes Culturales.

“Ellos tenían que presentar un protocolo de intervención, ya que el edificio es un patrimonio cultural”, remarcó.

Los técnicos que fueron a verificar constataron que “en el interior sí se cambiaron los pisos, que son cerámicos nuevos. En la escalera sí se nota que era un piso decorado, aunque no podemos asegurar que se trata del piso original”.

El alto funcionario recordó que todo el centro histórico está protegido por ley 56/21, que exige la presentación de protocolo de intervención en edificios de valor patrimonial. “Desde un mantenimiento hasta un proyecto de restauración, y no tenemos ingresado ningún expediente de parte de ellos”, aseguró.

El director ya remitió el informe a la Dirección General para la notificación, según confirmó hoy jueves.

Un poco de historia

Santiago Manchini, descendiente de quien construyó la casona dijo que la misma “fue hecha por su bisabuelo Luis Bazzano, ingeniero italiano, a fines del siglo XIX”.

“Mi abuela vivió en esa casa, se llamaba Juana Pabla Bazzano Zorzoli, ella tenía recuerdos hermosos de su infancia allí”, rememoró.

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05

Comentarios

Las opiniones y puntos de vista expresados en los comentarios son responsabilidad exclusiva de quienes los emiten y no deberán atribuirse a ABC, ya que no son de autoría ni responsabilidad de ABC ni de su Dirección ni de Editorial Azeta S.A.