Obreros de INC irán a huelga en octubre para intentar salvar “moribunda fábrica”

Obreros de la INC de Vallemí, con apoyo de los funcionarios de Villeta, irán a una huelga general los días 5, 6 y 7 de octubre próximo, por la pésima situación financiera de la estatal, que ya no puede cubrir ni sus gastos. Mañana comunicarán esta decisión al Ministerio de Trabajo y es la única alternativa que ven para intentar salvar la “moribunda fábrica”.

Obreros vienen realizando constantes movilizaciones, pero señalan que no son escuchados.
Obreros vienen realizando constantes movilizaciones, pero señalan que no son escuchados.

Los trabajadores de la Industria Nacional del Cemento (INC) están preocupados por las pérdidas registradas en la cementera pública, debido a la escasa producción, por lo que desde el próximo mes irán a huelga general, tanto en las plantas de Vallemí (Concepción) como de Villeta (Central), según informaron.

Además, alegaron que las condiciones laborales de la empresa son pésimas. “Ir a huelga es el único recurso qué nos sobra para salvar nuestra moribunda fábrica, que ahora mismo está en terapia intensiva, con quiebre técnico y financiero prácticamente”, expresó una de nuestras fuentes de la estatal.

También resaltó el abandono total hacia la fábrica, desde que asumió Ernesto Benítez como presidente de la empresa. “Se dejó de lado la compra de repuestos, insumos, por eso también los sindicatos de Villeta se adhieren a nuestra huelga, porque están en la misma situación que nuestra fábrica”, acotó.

Siguió: “Haremos la medida de fuerza para que el presidente de la República, Mario Abdo Benítez, se sacuda y le cambié a este señor, que está llevando al cementerio a nuestra querida INC. Ojalá que el mandatario lea las observaciones que hizo la Contraloría y se dé cuenta de que nuestros reclamos son justos, porque todo lo que hace (Ernesto Benítez) es para ayudar a la competencia, que ya va a empezar a producir cemento en un mes (se refirió a Cecon)”, expresó.

Horno sigue sin funcionar y no se tiene petcoke

Según los datos, hasta hoy sigue sin funcionar el horno de clínker de Vallemí, por lo que sigue parada la producción del principal insumo del cemento. Actualmente, la estatal solo tiene petcoke (combustible del horno) de mala calidad y hasta ahora no se tiene una nueva adjudicación para la compra del producto porque nadie quiere vender a la estatal por incumplimiento en los pagos.

Un lapidario informe de la Contraloría General de la República (CGR) evidenció que la INC no puede cubrir ni sus gastos por la drástica reducción de la producción del cemento durante el año pasado. En 2021 tuvo ingresos de G. 351.542 millones, pero sus gastos obligados representaron G. 499.727 millones, es decir, G. 148.184 millones de déficit.

Esta situación se dio, según la CGR, porque la cementera pública registró el año pasado la producción más baja de clínker (principal insumo del cemento) en la historia de la cementera pública, justamente por la constante paralización de su horno de Vallemí.

“Durante el ejercicio fiscal 2021 el horno III (de clinkerización) tuvo paradas por un total de 4.355,36 horas, equivalente a 181,48 días, produciendo durante el tiempo de funcionamiento un total de 318.860,47 toneladas de clínker, que con respecto a la capacidad nominal de producción (600.000 tn/año) representó el 53.23%”, resaltó el informe del ente de control de agosto de este año.

Vale señalar que esto está ocurriendo en la INC pese a la inversión de US$ 80 millones de los bonos soberanos durante el gobierno de Horacio Cartes, supuestamente para aumentar la producción y reducir los costos de la cementera. Pero esto está lejos de la realidad y la estatal ni siquiera cuenta con recursos para pagar esta millonaria deuda.

Incumplimientos del contrato colectivo de trabajo

Según los obreros de Vallemí, también hay incumplimientos de varios artículos de convenio colectivo y condiciones de trabajo de los obreros, específicamente equipo de seguridad para la fábrica, uniformes y zapatones.

Además, tampoco se está dando ni leche a los funcionarios, que está indicado por médicos. “Debemos tomar dos vasos de leche diarios para amortizar con el polvo que tragamos en la fábrica, ahora se suma el polvito que se levanta con cualquier viento, produce alergia en los ojos, tipo conjuntivitis”, expresó uno de los trabajadores.

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05

Comentarios

Las opiniones y puntos de vista expresados en los comentarios son responsabilidad exclusiva de quienes los emiten y no deberán atribuirse a ABC, ya que no son de autoría ni responsabilidad de ABC ni de su Dirección ni de Editorial Azeta S.A.