Piloto de Latam fue advertido de la tormenta, pero respondió que era “un poquito de lluvia nomás”

Marcial Gómez, uno de los pasajeros del avión de Latam que voló en plena tormenta y tuvo un aterrizaje forzoso, relató que él mismo advirtió al comandante de que en el camino había un fuerte temporal. “Hay un poquito de lluvia nomás”, minimizó el piloto del avión, que finalmente llegó al aeropuerto Silvio Pettirossi sin un motor, con el parabrisas roto y con 48 pasajeros aterrorizados.

Así quedó el avión de LATAM, que volvía de Chile, tras atravezar una tormenta el miércoles.
Así quedó el avión de Latam que volvía de Chile, tras atravesar una tormenta el miércoles.

Un total de 48 pasajeros, además de los miembros de la tripulación, se salvaron luego de aterrizar con un avión que perdió el motor y terminó con el parabrisas roto durante la tormenta de ayer. Marcial Guillermo Gómez se encontraba en dicho vuelo de Latam y recordó todos los minutos previos.

“Hay una irresponsabilidad tremenda de parte de Latam, del comandante y también de la Dinac”, enfatizó el hombre esta mañana. Asimismo, resaltó primeramente que mientras en Paraguay corrían videos de la gran tormenta y los raudales, al mismo tiempo su comandante de vuelo intentaba aterrizar.

“Obviamente no lo logró, estábamos más cerca de la Transchaco que de la pista (del Silvio Pettirossi)”, cuestionó. Relató que al salir de Santiago de Chile el comandante aseguró que iban a tener “tiempo lindo” durante el vuelo y no habría problemas.

Avión de Latam en Foz de Iguazú: mal actuar de autoridades brasileras

“Después del intento del tarado este de bajar en medio de la tormenta, nos vamos a Foz. Todos pensábamos que nos íbamos a quedar ahí”, relató. Ningún pasajero podía bajar debido a la falta de funcionarios de Migraciones de Brasil.

“Las autoridades se portaron muy mal. Pusieron un encargado en las puertas del avión. Las azafatas pidieron que bajemos en una sala de espera transitoria, pero no nos permitieron”, lamentó. Incluso, resaltó que en ese ínterin “una bestia de Latam” los amedrentó mientras aguardaban.

“Amedrentando nos dice que el que se quiere quedar es por cuenta suya”, cuestionó. Luego de una larga espera, una joven sufrió un ataque de pánico y tuvo que ser atendida por una ambulancia. “Ahí permitieron que los pasajeros que quieran puedan bajarse”, agregó.

Advirtió al comandante

Durante esa larga espera, Marcial se acercó al comandante de vuelo y le dijo que a través de un aplicación él podía ver que la tormenta venía con dirección a ellos. “Me dice: ‘No, tranquilo, vamos a desviar la tormenta. No te vayas a preocupar, Asunción ya está bien’”, detalló.

Al partir de Foz, el comandante de vuelo les indicó a los pasajeros que iban a llegar “con un poquito de lluvia en Asunción”, por lo cual creyeron que pasó lo peor y podían estar tranquilos. “Quién en su sano juicio se iba a imaginar que el tarado nos iba a meter en la tormenta de vuelta. Todos los que subimos de vuelta al avión nos equivocamos”, lamentó.

“Intento de asesinato”

En varias ocasiones, aseguró que el momento más difícil no fue el aterrizaje forzoso, sino cuando atravesaron el núcleo de la tormenta. “El tema del aterrizaje de emergencia fue porque estábamos bajando ya con el avión dañado, cuando ya habíamos descendido de la parte fea y estábamos en aproximación de la pista, bajando con un motor (...) Yo creo que el momento en que nos metieron en el núcleo de la tormenta (...) Es algo que no le deseo a nadie”, expresó.

Este tipo nos metió en medio de la tormenta, dos veces. Criminal lo de Latam, te juro, intento de asesinato. Yo volé miles de veces, sé lo que son las turbulencias repentinas nomás, uno está expuesto al clima cuando vuela, pero este tipo nos metió en medio de la tormenta dos veces”, enfatizó.

El pasajero consideró que tanto las autoridades de Latam como el comandante de vuelo y los funcionarios de Dinac actuaron de manera muy irresponsable. “El presidente de la Dinac miente al decir que el aeropuerto estaba cerrado. En el peor momento de la tormenta intentaron aterrizar dos veces”, recalcó.

Marcial también hizo énfasis en que todos actuaron de manera negligente y hasta criminal. “No había una cabeza pensante que diga que se iba a cruzar una tormenta”, cuestionó.

“Criminal lo de Latam, criminal lo de Dinac; ojalá les pongan una demanda a todos. Es terrible. Con la tecnología que hay hoy en día, si yo pude ver la tormenta en una aplicación, no entiendo cómo nos metió de vuelta en la misma tormenta”, planteó en contacto con ABC Cardinal.

¿Presiones al piloto?

En otro momento, indicó que no juzga la pericia del comandante de vuelo, puesto que lograron aterrizar y están todos con vida. “Evidentemente malo no es, pero el criterio que maneja... Es un tarado”, exclamó.

Así también, mencionó que -como viaja con frecuencia- sabe que las tripulaciones tienen un horario límite para trabajar por día y cuando le consultó a una azafata cuál era el de ellos, le respondió que su circulación fenecía a las 21:40.

“A mí me dicen que tenían hasta las 21:40 para salir o si no se quedaban todos, nos quedábamos todos en Foz (...) A las 21:38 cerraron la puerta (en Foz). Estoy seguro de que Latam presionó al comandante”, planteó el pasajero.

Susto y rabia

Sobre cómo reaccionó él en los momentos de desesperación, cuando atravesaban el núcleo de la tormenta, reveló que lo único que sentía era rabia contra el piloto, puesto que podía haber evitado todo lo que pasó.

“Yo puteaba contra el comandante, quería agarrarle del cuello. sabía que no me podía escuchar pero puteaba. Yo sabía que esto se podía haber evitado. Ahora le digo: ‘Sos un capo porque bajamos el avión, pero sos un boludo porque nos volviste a meter en esto’”, expresó.

Indicó que cuando terminó todo alcanzó a dimensionar lo ocurrido y a pensar en su familia, en sus dos hijos. Además, aprovechó para agradecer a las tres azafatas, que en todo momento ayudaron a los pasajeros, a pesar de también estar asustadas.

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05

Comentarios

Las opiniones y puntos de vista expresados en los comentarios son responsabilidad exclusiva de quienes los emiten y no deberán atribuirse a ABC, ya que no son de autoría ni responsabilidad de ABC ni de su Dirección ni de Editorial Azeta S.A.