La carta de la mamá de Benja Zapag: “Mi corazón de madre se partió”

Clementine Gayet, mamá de Benjamín Zapag (18), escribió una carta abierta en la que relata la agresión que sufrió su hijo el 5 de noviembre, que lo dejó hospitalizado, “con la cara destrozada”. “¡Qué diferente hubiese sido si los chicos que lastimaron a mi hijo, acompañados de algún representante familiar se hubiesen presentado frente a Benja a pedir disculpas mientras que él estaba postrado en la cama del Hospital!”, dice en un párrafo.

Clementine Gayet, Raúl Zapag y Benjamín Zapag
El hijo menor de la familia Zapag-Gayet, Clementine Gayet, Raúl Zapag y Benjamín Zapag.Facebook/Raúl Zapag

A continuación, transcribimos textualmente la carta de Clementine Gayet, mamá de Benjamín Zapag, en la que relata cómo vivió la agresión a su hijo, los momentos posteriores, su proceso de recuperación, el agradecimiento a todos quienes le brindaron apoyo y un reclamo a los agresores y sus familias.

Hasta el momento, están imputados en este caso por lesión grave los jóvenes Héctor Grau Arroyo y Marcello Fretes Laterra. Un tercer agresor llamado Samir habría sido identificado también como involucrado en el ataque a Benja Zapag.

“Quiero contar lo que viví estos últimos días como mamá.

Para que comprendan todo el sufrimiento que estos chicos causaron en mi familia.

La noche del sábado 5 de noviembre, Benja nos avisó que saldría con sus compañeras y compañeros del cole.

Esa madrugada recibí un llamado. Era Pedro nuestro chofer comunicando que los compañeros de Benja le llamaron contando que le habían pegado dentro de Morgan. Tráele rápido a casa, le dije. Nosotros no teníamos información sobre la gravedad de los golpes que había recibido.

Cuando Benja llegó, le pregunté: ¿qué pasó? ¿Por qué te peleaste? ¡Nunca antes te habías peleado! ¡Justo ahora terminando el colegio, que viajas en 2 días con tu papá y tenés tu colación!

Benja nos explicó lo que le había pasado, y que en realidad no fue una pelea, sino que fue agredido. Entonces le metí a la ducha por que su nariz no paraba de sangrar. Pensé que la ducha le iba reanimar, (mientras Raúl trataba de hablar con Pedro y con sus compañeros por teléfono).

Lo acostamos en la cama y le puse hielo en la cara para tratar de tranquilizarle, ahí comenzó a vomitar y me dijo que no aguantaba el dolor. Ante tal situación decidimos ir al Migone. (Parecía que nunca llegaríamos al hospital).

Nos recibieron y ahí notamos que su cara y su ojo estaban más hinchados. Nos dijeron que teníamos que hacerle una tomografía. Por el camino hasta el tomógrafo en la silla de ruedas me pedía disculpas por lo que estaba pasando.

Jamás me imaginé que mi hijo tendría la cara destrozada por dentro.

Cuando volvimos a la sala de recuperación la médica de guardia se acercó y nos explicó los resultados de las imágenes de la Tomografía (Ahí mi corazón de madre se partió, me sentí tan mal porque lo había retado por lo ocurrido y que el vómito era a causa de los golpes que había recibido).

La misma doctora nos preguntó si contábamos con un equipo médico para la cirugía. Nosotros en ese momento y después de recibir esa terrible noticia, no teníamos idea y le pedimos ayuda al equipo de urgencias del Migone, que ellos nos recomienden a los profesionales. Desde ese momento pusimos todo en manos de Dios.

El Dr. Rubén Ayala nos dijo que la operación duraría aproximadamente unas 2 horas y media. Esas horas fueron las horas de espera mas largas de mi vida.

Mientras esperábamos recibimos una llamada de la sala de operaciones, era el Dr. avisando que la operación iba durar mas tiempo, porque al abrir la cara, notaron que la situación era peor de lo que se apreciaba en la imagen de tomografía.

En ese momento me entró una desesperación y una impotencia, trataba de mantenerme tranquila, toda la familia incluyendo a mi hijo menor Agustín estaban a mi lado. No se imaginan el alivio que sentí cuando Benja volvió a la habitación.

Ese domingo de noche mientras Raúl acompañaba a Benja, volví sola manejando a casa, para buscar algo de ropa. Apenas me subí al auto, no paré de llorar, me puse a temblar, no podía creer lo que le habían hecho a mi hijo, lloré, lloré y lloré. Llegue a mi casa y seguí llorando mientras que preparaba el bolso.

Durante esos días de la internación, empezamos a recibir un montón de mensajes de apoyo, mensajes de padres que habían pasado por la misma situación y visitas de amigos.

En todo momento nos sentimos muy acompañados y amados por todos, hasta de personas que no conocíamos. Nos dimos cuenta de que nuestro hijo Benjamín con solo 18 años ya había trazado su propio camino demostrando la excelente persona que es.

Nos fuimos enterando de lo que había ocurrido con datos más precisos, cuántas personas más estaban involucradas y detalles que cada vez me sorprendían mas. Nosotros al principio no entendíamos cómo Benja había salido caminando y logró llegar hasta la mesa de sus compañeros luego de haber recibido semejante golpiza.

Cuando vi el video lo entendí todo. Yo soy una persona creyente, estoy segura que Benja es un chico bendecido, el nunca estuvo solo, su Ángel de la guarda agarró su mano y guió su camino hasta llegar junto a sus compañeros de colegio. No quiero ni imaginar lo que hubiese pasado con Benja si el no lograba escapar de sus agresores.

Pero las visitas que yo estaba esperando nunca llegaron. Como maestra siempre enseñé a mis hijos y alumnos que cuando se equivocan, lastiman o mienten, tienen que pedir perdón mirando a los ojos a la persona a quien lastimaron. En mi hogar Benja y Agus crecieron con amor, valores, límites, disciplina y acompañamiento constante.

“¡Qué diferente hubiese sido si los chicos que lastimaron a mi hijo acompañados de algún representante familiar se hubiesen presentado frente a Benja a pedir disculpas mientras que él estaba postrado en la cama del Hospital!”.

Espero que todo este tormento que estamos viviendo como familia, sirva de ejemplo para que otros jóvenes no sufran agresiones injustificadas como en el caso de Benja y se haga justicia para que ninguna familia padezca este dolor”.

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05

Comentarios

Las opiniones y puntos de vista expresados en los comentarios son responsabilidad exclusiva de quienes los emiten y no deberán atribuirse a ABC, ya que no son de autoría ni responsabilidad de ABC ni de su Dirección ni de Editorial Azeta S.A.