Demoran a supuestos asesinos de policía

El presunto sicario Fermín Ramoa, su hermano Cecilio Ramoa y Cristian Arrúa fueron demorados en el marco de la investigación por el homicidio del suboficial Osvaldo Ramírez Lezcano. El hecho ocurrió anoche en el centro de Curuguaty.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/FDT54QVM2BHTXHTD2ZQOUYXTUA.jpg

Según los datos, estas tres personas están aportando algunos detalles que confirman que existe una larga lista de uniformados que serían asesinados por sicarios en el departamento de Canindeyú. El trasfondo es cobrar venganza por el decomiso de 20 toneladas de  marihuana, procedimiento efectuado el 8 de julio tras una persecución en el distrito de Katueté, departamento de Canindeyú, y donde los financistas de la carga perdieron una fuerte suma de dinero.

El ambiente en Curuguaty es tenso, teniendo en cuenta que entre los supuestos policías también existen personas involucradas con el narcotráfico. Fermín Ramoa ya había sido detenido por el crimen de un ciudadano brasileño. Este hombre sería un conocido sicario al mando de los narcos de la zona. "Hendy en la zona, se desató una guerra de polinarcos y todos ya estamos pidiendo nuestros traslados", dijo una fuente policial que prefirió el anonimato.

Entre la lista de los sicarios aparece el suboficial Adriano Gamarra, el único policía sobreviviente tras el tiroteo entre narcos y policías del 31 de enero pasado en Villa Ygatimí, departamento de Canindeyú. En ese enfrentamiento fallecieron el inspector Ariel Páez, jefe de Investigación de Delitos de Curuguaty, y el suboficial Daniel Villalba, además del presunto narco Julio Florentín.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD