Ibáñez se pasó mintiendo

Durante su campaña para ser diputado por Central, el legislador José María Ibáñez prometió “no robar y no mentir”. El legislador tranquilamente ignoró sus propias palabras y “salió triunfante” del caso de sus “caseros”.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/5PDFUCVZ3FH2TPC5K5LA62IDHA.jpg

“Nos comprometemos a no robar, a no mentir y a trabajar por un país próspero cuando estemos en la cámara de diputados! (sic)”, fue el mensaje del diputado en plena campaña para ser elegido, el pasado 16 de setiembre de 2012, a través de la red social Twitter. Los internautas se encargaron de “reflotar” el tuit en las últimas horas, como una manera de expresar su indignación por el resultado del caso de los “caseros” del legislador, ya que se evidencia que el mismo rompió su “promesa de campaña”, según admitió. 

Ayer, el colorado reconoció públicamente haber estafado al Estado empleando a tres personas con sueldo como funcionarios públicos, siendo que en realidad trabajaban de encargados de su lujosa quinta en Areguá, según se constató primeramente con una investigación de este diario. El legislador pidió su sobreseimiento sin antecedentes, el de su esposa Lorena Plabst y sus cómplices, a cambio de “donar” G. 200 millones a hospitales.

Esto despertó la indignación de la ciudadanía, ya que finalmente el legislador zafa de la cárcel y se queda sin antecedentes, a pesar de que se trató de un millonario robo al Estado.

PUBLICIDAD

Durante todo el proceso negó su culpabilidad. Esto podemos ver en un posteo que hizo a través de su fanpage en la red social Facebook, el 19 de marzo pasado, día en que fue desaforado en la Cámara de Diputados, de tal manera a ser sometido a la justicia ordinaria.

“Se han dicho muchas cosas a partir de estos hechos, muchas de las cuales están muy lejos de la verdad, muchas mentiras, y medias verdades. Pero entiendo que la naturaleza de la acción política nos obliga a callar y digerir muchas cosas, pues estamos en desventaja, cuando somos investigados por ciertos hechos los miembros de la clase política, ya somos juzgados y condenados a priori. Aún cuando nos ponemos a disposición de la Justicia y los propios medios de comunicación para aclarar y desestimar los hechos para salvaguardar el honor de mi familia”, fue parte de lo publicado aquella vez.

En el mismo posteo, culpó a la prensa de presentarlo como “el más sanguinario de los criminales de la República mediante un destaque ensañado”. Según el legislador, esto causó un “enorme perjuicio a mi carrera política en particular y a la clase política en general, pilar fundamental del sistema democrático que con mucho esfuerzo consolidamos los paraguayos”.

“(…) Cuando tengo la conciencia tranquila para defenderme ante la Justicia, como hombre y como cualquier ciudadano de la República, que cree en el estado de derecho, que cree en la democracia, que cree en la función social de los partidos políticos, que cree en la vocación de servicio de la clase política, que cree en la justicia y que cree por encima de todo, y mucho más aún, en la justicia divina”, expresa la última parte del escrito.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD